¿Estás en una relación por la sientes que tienes que luchar demasiado y aun no recibes mucho a cambio? Si tienes dudas en la relación, si en el fondo sabes que lo mejor es alejarte de él pero tampoco quieres rendirte porque tienes la esperanza de que será diferente, entonces debes conocer esta información que te contamos. La vida es bastante corta, no deberías perder ni un segundo de ella con alguien que no quiere invertir su propio tiempo en ti.

Para que te sientas más segura sobre si estás tomando la decisión correcta, te decimos 10 señales que te ayudarán a entender que estarás mucho mejor sin él:

No eres una prioridad en su vida

Tiene otras prioridades más importantes que te dejan en un segundo o tercer plano la mayor parte del tiempo. Su trabajo, sus proyectos, su familia y amigos o hasta su mascota. Prefiere salir con sus amigos que compartir tiempo contigo. Te pone una cara de herido para pretender que realmente siente no disponer de tanto tiempo para ti. Te promete que te compensará, pero nunca lo hace.

No hace esfuerzos para que te sientas especial

Es incapaz de tener detalles contigo que te hagan sentir especial y tomada en cuenta dentro de la relación. Lo cierto es que no le preocupa lo que tú pienses porque a la larga no le importa si estás o no en su vida. No te lleva una flor ni prepara un café para ti.

Es poco ambicioso

No tiene planes ni deseos para ambos en un futuro cercano y menos lejano. No le preocupa tampoco integrarse a los planes que tú tengas para los dos. Solo le importan sus metas y logros y ni siquiera se molesta en saber de tus metas personales para apoyarte.

Te da señales contradictorias

Ciertos días es cariñoso, dulce y muy atento. Entonces, en otras ocasiones ni siquiera te mira ni te dedica una palabra de afecto. Lo que hace es confundirte para que te mantengas cerca sin saber qué es lo que debes hacer porque te hace creer que te ama, pero tiene días malos. Eso se llama manipulación. Si te quejas te dice que exageras y pareces necesitada de afecto.

No le escuchas decir palabras de cariño por tiempos largos

Cuando decide hacerlo te lanza las palabras más comunes pero con tan poco amor que no se siente real. Sabes que sus frases no son sinceras y te da una sensación enfermiza. Te empiezas a sentir mejor con su silencio en vez de escuchar palabras falsas de amor. Y si se lo dices te dice que es tu culpa por obligarlo a abrirse contigo y a intentar ser romántico.

La intimidad es más tortura que placer

Solo le preocupa satisfacerse a él mismo y no le preocupa llenar tus expectativas. Te ve más como una herramienta con la que puede disfrutar sin importar si tú disfrutas o no. No le importa seducirte y hacer juegos previos para que entres en calor. Sientes que ya han perdido la conexión profunda que tenían.

Es tramposo y mentiroso

Le encanta inventar excusas para evadirte cuando no quiere estar contigo o tiene cosas “más importantes” que hacer. Te dice cosas como que un viejo amigo está de paso en la ciudad o que su abuela lo invitó a cenar. Y la cuestión es que eres consciente que todo eso es falso. En ese tiempo que no está contigo busca otras víctimas como tú. Y si le reclamas te hace sentir culpable de cuestionar su “lealtad”.

Te hace esperar siempre

Sin importar a donde vayan, nunca llega a tiempo, si es que llega. Incluso te hizo esperar en su primera cita y lo hizo ver como algo normal y divertido. Solo que no imaginaste que era una característica propia de él.

Nunca está cuando más lo necesitas

Si estás deprimida o tuviste un día terrible en el trabajo, no está para confortarte. Nunca lo está. Si lo llamas y le cuentas para que te acompañe se inventa una excusa para evitar el “drama” que le espera contigo. No te valora lo suficiente para apoyarte, para ser tu soporte y hacerte sonreír. Ahí deberías darte cuenta que no lo necesitas en tu vida si ni siquiera es capaz de estar en tus malos momentos.

Es un completo egocéntrico

Su objetivo contigo es sacar ventaja para sentirse feliz y alimentar su ego. Te hace sentir inferior, le encanta mantenerte deseando más y más y que no puedas vivir sin él. No le preocupa nadie más que sí mismo, él es su única prioridad. Te da migajas de amor para mantenerte cerca y usar tus sentimientos como un colchón de egocentrismo en el que siempre se puede recostar.

Es un mentiroso manipulador que te confunde para mantenerte atada. Por favor, si son muy evidentes estas señales, es indiscutible que estarás mejor sin él. Aléjate, ámate, reconstrúyete.