La ansiedad es un trastorno mental que las personas desarrollan debido a circunstancias externas. El estrés y las constantes preocupaciones hacen aparecer la ansiedad en la cabeza de las personas, dejándolas en un ambiente incierto y vacío, lleno de temores. Por lo tanto, la ansiedad puede ser altamente perjudicial y no se debe pasar por alto.

Lo peor de esta condición es que muchas personas no entienden sus efectos; a las personas con ansiedad las tachan de perezosas, irresponsables y pasivas. Si no padeces esta condición, esta información te puede ayudar a comprender mejor la ansiedad y a las personas que la padecen.

Estas son 11 cosas que las personas no se dan cuenta que hacen debido a su ansiedad extrema:

Se niega a todas las invitaciones de salida aunque sí desee ir

Hay días en lo que una persona se puede sentir muy emocionada pues ha planeado todo un día entretenido. Lleva semanas esperando a que llegue ese día, pero entonces la ansiedad se pone delante y ocupa todo su espacio. La debilita por completo, al punto de no tener energías para salir. Es consciente de lo que su mente siente y no quiere ser una carga para los demás, entonces termina cancelando todo.

Ve detalles que otras no verían

Lo que otra persona diga o haga puede generar una tormenta inmensa en su cabeza. Duda de todo y todos; una simple frase puede ser por completo una herramienta de obsesión, y puede durar días y semanas con la horrible sensación de que hay un trasfondo detrás de todo eso. Se puede obsesionar por alguna conversación que tuvo o por el hecho de que alguien no le haya enviado un mensaje de texto cuando dijo que lo haría.

Se acuesta tarde en las noches y se levanta muy temprano en las mañanas

Uno de los mayores problemas de las personas con ansiedad son los trastornos del sueño. Es una consecuencia directa de esa condición mental. Su cabeza trabaja el triple procesando todo lo que pasa en su día y es muy difícil ir a la cama y conciliar el sueño. Y para cuando llega la mañana, su alarma de ansiedad lo despierta de su ensoñación y descanso para empezar de cero otro día más. Sin importar qué tan cansado esté, la ansiedad no le permite descansar del todo.

En cualquier situación solo pueden ver lo peor

En vez de disfrutar de cada momento de sus vidas o tratar de hacerlo la mayor parte del tiempo, no dejan de imaginar y convencerse de que puede ocurrir situaciones desagradables. Si se trata de una primera cita, se siente seguro de que algo saldrá muy mal y por ello también terminan cancelando planes. Si se enferman, tratan de relacionarlo con condiciones graves.

Rebobinas las conversaciones una y otra vez en sus cabezas

Sin importar qué tan plácida haya sido una conversación, o si fue totalmente normal y trivial, las personas con ansiedad se repiten las palabras usadas en esa conversación una y otra vez en sus cabezas. Se pone a pensar en que seguro dijo algo mal o indebido y debió evitar por completo esa confrontación.

Si alguien demuestra preocupación por la persona con ansiedad, la condición empeora para ella

Los síntomas de ansiedad se intensifican si alguien demuestra preocupación por esa misma condición. Las personas que padecen esta enfermedad no quieren que nadie más influya en sus vidas, no quieren ser cargas emocionales y hundirse a sí mismos en su mar de desesperación. Así que cuando sienten que alguien está preocupado por ellos se sienten peor.

Creen que tienen la culpa por algo que no sucede correctamente

Por ejemplo, cuando se comunican con alguien, ya sea un amigo, familiar o pareja, y ese no responde de inmediato, ya asegura que debió hacer o decir algo malo que hizo que no le quieran responder. Se sienten responsables por cosas que no tienen que ver con ellos.  No es que trate de llamar la atención, simplemente viven con la creencia de que molesta y no desean serlo.

Pensar en el futuro los intimida y les da temor

Mientras que a muchas personas les encanta hablar del futuro, de los planes y sus estrategias, a las personas con ansiedad les aterroriza pensar en ello. Los hace sentir débiles, intimidados y frustrados. Experimentar el presente ya es duro para ellos y solo de pensar en un futuro incierto es difícil y desalentador. Es lo que los hace esconderse esperando que el futuro no los alcance.

Comparan sus logros con otros de su edad

Tal vez no deseen compararse, pero para quien sufre de ansiedad es prácticamente inevitable. Los hace pasearse por todas las redes sociales de sus compañeros de escuela y ponerse al día con todo lo que han logrado y ellos no y llenarse de sentimientos negativos que los hacen hundirse en un pozo de frustración.

Se obsesionan con cada error que cometen

El peor escenario para una persona con ansiedad es cometer un error en el trabajo o en algo importante. Los pensamientos los consumen mientras nada los hace manejar la ira y la frustración. Es fácil explicar que por más duro que trabajemos siempre habrá errores y que más bien de esos errores aprendemos para mejorar en el futuro, pero eso no lo entiende la ansiedad. La ansiedad es su peor enemigo que los castiga constantemente recordándoles lo mal que actuaron.

A veces, el agotamiento físico y mental ni siquiera les permite salir de la cama

La ansiedad consigue quemar casi todas sus reservas de energía. Por ello les cuesta funcionar correctamente y solo desean mantenerse postrados en sus camas y ahogarse entre las sábanas. Es un tipo de parálisis como consecuencia de las experiencias abrumadoras de la ansiedad.