11 señales que te alertan de que estás tratando con una persona muy malvada


Todo el mundo ha escuchado o ha visto el mal de una forma u otra. Desde los cuentos de hadas que se cuentan a los niños, hasta escuchar hablar sobre alguien que decidió matar a gente inocente.

El mal aparece en múltiples formas, y por lo general, suele ser difícil de reconocer a primera vista. Y es que, no toda la gente malvada lleva la etiqueta de “Reina Malvada” o “Madrastra malvada.”

Tratar con la maldad, no es algo recomendable. Una persona malvada puede ser muy abusiva, y esto puede llevar a muchos tipos de abuso. Por supuesto, si tienes una relación abusiva, lo mejor es dejarla.

Pero es mucho mejor estar al tanto de las señales de advertencia de que una persona es malvada y abusiva.

Estas son las 11 señales de advertencia del mal. 

Negación de la realidad

Lo que es real y lo que no, no es algo con lo que una persona malvada o abusiva esté de acuerdo contigo.

Para esa persona, no es una cosa que se pueda debatir. No importa cuántas pruebas tengas para demostrarle que está equivocado, siempre serás tú el que está equivocado. Nada puede quebrantar sus retorcidos ideales.

Da la vuelta a las cosas

Una persona malvada y abusiva dará la vuelta a las cosas para parecer más listo y mejor que tú. Si algo no demuestra su punto de vista o no está de acuerdo con lo que se está diciendo, le dará la vuelta.

Esto significa que sus teorías e historias siempre van acompañadas de hechos intolerables.

Retiene información

Cuando hay algo que podría hacerte cambiar tu visión sobre él, o bien cambia las cosas, o bien se guarda la información. De esa manera, no corre el riesgo de perderte.

Nunca admitirá una mentira, se guardará cualquier información que considere apropiada para usar tu “ignorancia” en su beneficio.

Confusión

Si le llega cualquier información que sienta que le puede ser útil, siempre la usará para confundirte.

Para hacerte sentir miedo, soledad, y muy vulnerable. De esa forma, será tu único consuelo, haciéndote dependiente de él. Sea verdad o no, al final, empezarás a creerlo.

Haciendo esto, puede crear enemigos en tu mente o hacerte sentir que todo lo que estás haciendo está mal.

Mentiras constantes

Crea mentiras para proteger la forma en la que piensas en ellos, pero también para controlarte.

No puede contar una historia, sin añadir alguna mentira. Alguna vez, admitirá que miente pero explicándote por qué mintieron, volverá a mentir, así que, al final, sientes pena por él.

No siente remordimientos

No tiene remordimientos por haber causado daño a alguien, ni siquiera por planear hacer daño a otra persona. Para él, esas personas son sólo sus peones, y se alimenta de su buena energía, acabando así con toda su alegría.

Evita la responsabilidad

La gente malvada no siente ninguna responsabilidad por la gente a la que han hecho daño, o por los errores que han cometido. En el mismo instante en el que empiezan a sentir algún tipo de culpa, la redirigen para evitarla.

Manipulación

La persona malvada es un campeón de la manipulación. Siempre está 10 pasos por delante de todos, y sabe dirigir la atención de todos hacia otra cosa. Sabe exactamente cómo hacerte sentir estúpido y sin valor.

Amigo en las buenas

Si acude en tu ayuda, no es porque quiera ayudarte, es porque le viene bien para conseguir sus objetivos. Es posible que te des cuenta de que está ahí para las cosas buenas, pero no estará ahí cuando las cosas se pongan feas.

No esperes el apoyo de este tipo de gente.

Roba tu tiempo

Tal vez no te hayas dado cuenta en un principio, pero debes empezar a controlar tu tiempo junto a una persona malvada cuando tengas algo que hacer.

Si tienes que estar en algún sitio, intentará distraerte para que pierdas la noción del tiempo. Si notas que hace esto, intenta interrumpirlo.

Doble vida

Vive una doble vida. ¿Por qué? Porque su vida entera está llena de mentiras. Muestra una imagen diferente de sí mismo a cada persona.

Tan pronto como empieza a perder el control, sabe que la gente lo va a notar. Es por eso que están constantemente mintiendo, para poder crear una imagen que se le ajuste.

Debido a todas las mentiras que dicen, tienen que tener el control de la situación. En el momento en el que sienten que alguien está intentando ganarse su confianza y ser un amigo de verdad, se vuelve posesivo y controlador.

Recuerda: si estás tratando con una persona abusiva, aléjate de ella o habla con alguien de confianza sobre lo que está pasando.