12 leyes del karma que cambiarán tu vida desde hoy


La vida es impredecible y es lo que todos debemos saber. La vida es el resultado de nuestras propias acciones y decisiones. Es primordial entenderlo.

“El karma es la ley de causa y efecto, una ley inquebrantable del cosmos. Tus acciones crean tu futuro. La razón por la que tu destino nunca está sellado es porque tienes libre albedrío. Por lo tanto, tu futuro no puede estar ya escrito. Eso no sería justo. La vida te da oportunidades. Este es uno de ellos.”

– The Tree of Awakening

Karma es la palabra sánscrita para “acción” y puedes pensar en ella como la misma Ley de Newton del movimiento en su forma espiritual, es decir, “Para cada acción hay una reacción igual pero en sentido contrario”. Esto nos dice que al liberar una fuerza negativa ya sea a través de pensamiento, palabra o acción esa misma energía será de vuelta a ti.

No se trata de un castigo sino un camino de iluminación, de aprendizaje. Así todos aprendemos a ser buenas personas al reconocer que la acción dañina es incorrecta y de alguna forma tendrá consecuencias en ti. Tú solo sufres si has creado las condiciones para hacerlo. Hoy en día este concepto tiende a ser confuso por su origen abstracto. Entonces, te traemos un ejemplo sencillo y rápido que te permita entender cómo funciona el karma.

Digamos que estás dispuesto a ayudar a las personas de cualquier forma que puedas ya sea poniendo monedas en parquímetros vencidos, sostener la puerta para que alguien más entre, dar un par de monedas a alguien sin hogar, comprar un café o té caliente para alguien que tiene frio, lo que sea; nacen entonces dos preguntas, ¿cuál es la posibilidad de que esa persona que ayudaste devuelva de alguna manera la ayuda que recibió? ¿Cuál es la posibilidad de que esta acción haya creado una fuente positiva de energía?

Sobre el karma negativo el mismo Gandhi explica: “Un hombre no es más que el producto de sus pensamientos. Se convierte en lo que piensa”.

Ahora contemplemos las 12 leyes del karma que pueden cambiar tu vida:

  1. La Gran Ley: “Cosechas lo que siembras”.

Tan simple como que todos tus pensamientos y acciones tienen consecuencias ya sean buenas o malas. Es la ley de causa y efecto, si deseas paz, amor, armonía y prosperidad entonces tienes que estar dispuesto a actuar en consecuencia con ello. Toda energía que transmites al mundo tiene una consecuencia que puede ser inmediata o no.

  1. La Ley de la Creación: “Lo que deseamos viene a través de la participación”.

Todo en la vida como las situaciones que se nos presentan alrededor surgió de las intenciones de otras personas. Así como somos uno con el universo, nuestros pensamientos y nuestras intenciones van a determinar la evolución de la creación. Todo lo que sucede surge de nuestra participación en ella. La vida no transcurre por sí sola, por lo tanto, debes crear lo que quieres en tu vida y ser tú mismo.

  1. La Ley de Humildad: “Negarte a aceptar que lo que es seguirá siendo lo que es”.

La aceptación es un ingrediente vital para que la vida continúe, debemos aceptar las circunstancias actuales para poder visualizar y actuar para cambiarlas. Si te enfocas en lo negativo en vez de hacer cambios no avanzarás nada.

  1. La Ley del Crecimiento: “Nuestro propio crecimiento está por encima de cualquier circunstancia”.

Lo único de lo que siempre tendrás control es de ti mismo. Lo que se genera posteriormente a tus acciones son las circunstancias positivas o negativas de tu vida. El verdadero cambio para tu vida se verá reflejado si te comprometes en cambiar lo que está en tu corazón.

  1. La Ley de Responsabilidad: “Nuestras vidas son de nuestras propias obras, nada más”.

Cuando ves turbulencia en tu vida es porque seguramente llevas turbulencia en tu interior. Si quieres cambiar tu vida, debes cambiar tu estado de ánimo y tu entorno.

  1. La Ley de la Conexión: “Todo en el universo está conectado, desde lo más pequeño hasta lo más grande”.

Todo está conectado, tu pasado, tu presente y el futuro, todo. Por lo tanto debes trabajar para que estas conexiones lleven a un resultado positivo. Ningún paso es más importante que otro al hacer una tarea específica, pues funciona igual en el karma, todo lo que hagas tendrá influencia en todo lo que suceda en tu vida.

  1. La Ley de Enfoque: “Uno no puede dirigir su atención a más allá de una sola tarea”.

En cuestión de crecimiento espiritual no puedes tener pensamientos negativos o llevar a cabo acciones negativas y esperar que eso te ayude a crecer espiritualmente. Debes dirigir toda tu atención a una tarea deseada para mantenerte enfocado en generar positivismo.

  1. La Ley de Dar y de la Hospitalidad: “Demostrar abnegación muestra verdaderas intenciones”.

No basta decirlo, hay que demostrar ser lo que decimos de nosotros mismos.

  1. La Ley del Cambio: “La historia se repite a menos que se cambie”.

El compromiso real con los cambios es la única forma que tienes para influir en el pasado. Si cambias, la historia cambiará viéndose influenciada por energías positivas.

  1. Le Ley del Aquí y Ahora: “El presente es todo lo que tenemos”.

Ver hacia atrás y hacia adelante con lamentos no te deja ver la oportunidad del presente. Los viejos pensamientos y los patrones de comportamiento afectan tus oportunidades de aquí y ahora para seguir avanzando.

  1. La Ley de Paciencia y Recompensa: “No se puede crear nada de valor sin una mentalidad paciente”.

Toda recompensa puede ser reclamada solo a través de la paciencia y la persistencia, nada más. Además, la recompensa no es el resultado final de las acciones. La alegría duradera ocurre al hacer lo que es necesario en anticipación de una recompensa bien merecida.

  1. La Ley de Importancia e Inspiración: “La mejor recompensa es aquella que contribuye en todo”.

El resultado final es de poco valor si no deja mucho para crecer espiritualmente. Son la energía y las intenciones los componentes vitales que le dan importancia al resultado final como el amor y la pasión.