La compatibilidad entre dos personas para conformar una relación depende por mucho en si hay química entre ellos o no. Todos los cambios hormonales y la activación de neurotransmisores se deben a esa “química” o atracción inevitable entre dos personas. El primer paso es darse cuenta si se sienten felices al estar juntos. Pero son muchas más las señales que alimentan la química entre dos personas, te contamos 12 de ellas:

Tienen intereses comunes

Si has escuchado que los opuestos se atraen, esto no es algo con mucho sentido porque la simpatía mutua es lo que hace que dos personas siempre tengan de qué conversar y compartir. Intereses parecidos los lleva a ser más comprensivos en cuanto a los gustos y disgustos de cada uno.

Comprensión del sarcasmo

Si ambos lo entienden, la conversación y las discusiones de cualquier tema se vuelven más entretenidas y llevaderas. El sarcasmo es algo que solo se aprecia y disfruta cuando ambos lo comprenden y participan. El conocimiento de cada persona es muy diferente al igual que sus gustos, por lo tanto también será diferente su grado de aceptación de sarcasmo; si ambos aciertan en esto, la química es mayor.

Respeto mutuo

Respeto desde el primer momento en que se conocen. Ninguna relación puede sobrevivir si no hay aceptación y respeto de ambas partes sobre personalidad, gustos, ideas, decisiones, forma de vida, y en lo que sea.

Ser espejo el uno del otro

Cuando dos personas se atraen, estas tienden a adaptar inconscientemente ciertos tics, frases, expresiones, y modales del otro. Esto sucede porque en su mente sienten que si actúan como la otra persona serán más apreciados. Por eso es común ver en una pareja sólida en la que ambos tienen las mismas expresiones o son parecidos de alguna forma.

Conocer los pequeños detalles

Cuando alguien realmente está interesado en otra persona, comienza a notar los pequeños detalles que normalmente se pasan por alto cada día. Valoran esas pequeñas cosas porque son importantes para comprender todo sobre esa persona. Las risas, las cosas que no les gusta,  las bromas que resisten y las que no, y mucho más.

No se intimidan por el silencio

Cuando hay química entre dos personas los silencios no son incómodos. No resulta extraño pasar tiempo sin decirse nada porque su sola presencia los llena por completo.

Son consistentes

Ninguna persona es del todo sincera en cualquier circunstancia pero cuando dos personas comparten la química, no tienen la necesidad de mentirse; por el contrario, siempre buscan saber todo el uno del otro y ser lo más honestos posible.

El tiempo vuela

Cuando dos personas tienen química es como si las manecillas del reloj incrementaran su velocidad al estar juntos. Si pierdes la noción del tiempo cuando estas con tu pareja, seguramente comparten una química innegable.

Ambos contribuyen a la relación

Si ambos tienen un fuerte interés en el otro, entonces invertirán tanto tiempo como esfuerzo en asegurarse de que todo funcione y el amor se afiance.

Contacto físico exitoso

No hay incomodidad ante un roce o una caricia. El contacto físico se siente cómodo, nada forzado y parece que se da de forma natural. Sin importar quien lo inicie se siente adecuado y el otro responde positivamente.

Demuestran señales de pareja

La química hace que ambos desprendan señales sutiles y naturales que demuestran que son una pareja; al superar la barrera del contacto físico hacen cosas pequeñas para demostrar intimidad como un beso suave o un abrazo espontáneo sin ser referente al deseo sexual. Son pequeños actos que muestran el amor que se tienen para mantener viva la química.

¿Tienes pareja? ¿Comparten verdadera química?