13 Características que sólo tienen las mujeres independientes que nunca se rinden


En un mundo en el que los pasillos de juguetes para niñas están llenos de aspiradoras, Barbies y Kens, es esencial reconocer a las mujeres fuertes e independientes que son un modelo crucial para las chicas jóvenes.

Una mujer fuerte e independiente, no pierde el tiempo.

Son contribuyentes en la sociedad, y se necesitan más de estas almas confiables, motivadas y no tienen miedo de decir las cosas como son. Si eres una de estas excepcionales damas, queremos escucharte rugir.

También queremos que sepas que eres una influencia positiva y esencial para el futuro.

A continuación te mostramos 13 señales de que eres una mujer fuerte e independiente.

Dices lo que piensas. Seamos honestos, eres muy directa.

Si tienes una opinión, no dudarás en compartirla, y siempre confías en tu honestidad. Esta franqueza puede pillar a algunos desprevenidos, pero está bien porque no tienes tiempo de andar por las ramas. Además, tus opiniones y consejos son siempre muy auténticos.

Crees en ti misma. No hay duda de que tienes una alta autoestima, pero no lo haces de forma condescendiente ni degradante hacia los demás. Sabes lo que quieres y estás muy segura de ti misma.

No tienes ningún problema en entrar en una junta directiva y mantener la cabeza bien alta. Crees en tu éxito y eso te lleva a conseguir muchos logros importantes.

Te sientes bien estando sola. Aunque disfrutas de la compañía de los demás, también valoras tu tiempo a solas. Eres totalmente capaz de seguir adelante con tu vida sin tener una relación. Ves el aislamiento como una oportunidad de reflexionar, ponerte al día y respirar. A veces, a tus amigos y familiares les pilla por sorpresa tu necesidad de aislarte, pero sabes cuándo tienes la necesidad de pasar un fin de semana de introspección a solas.

Te pones metas y las consigues. La motivación nunca ha sido uno de tus problemas.

Siempre ha sido así de sencillo: te pones una meta y la completas, sin preguntas. También te obsesionas con el proyecto que tengas entre manos. Si empiezas alguna cosa, no hay ninguna posibilidad de que se quede sin terminar.

Esta es una cualidad que se valora en tu lugar de trabajo.

Te niegas a rendirte. Además de tu motivación tienes una increíble dedicación. Incluso cuando las cosas están en tu contra, te niegas a rendirte. Eres conocida por tu constante habilidad para seguir adelante. Incluso en las situaciones más oscuras, encuentras una forma de prosperar y superar los obstáculos. Prefieres un desafío y te aburres fácilmente sin no tienes algo que hacer.

Cuidas de ti misma. A pesar de todas esas facetas consumidoras de energía, entiendes la importancia de cuidar de ti misma física, mental y espiritualmente.

En otras palabras, encuentras tiempo para tomar una ducha, leer y meditar. Sabes cuando necesitas hacer un descanso y no tienes problema en expresar esa necesidad de hacerlo.

Tienes un fuerte “red” de apoyo. Debido a tus altas expectativas y tus varias responsabilidades, sabes cuándo pedir ayuda. Reconoces que para mantener tu independencia y tu fuerza, necesitas a otros, y debido a esto, estás rodeada de una familia y unos amigos muy solidarios.

Eres una líder nata. Es evidente que la gente se siente atraída hacia ti y valora tus opiniones.

Estas cualidades te hacen una líder de éxito. Muchas veces se te pone en una situación de liderazgo incluso cuando tú no lo has pedido. Estas situaciones parecen caerte del cielo, las quieras o no.

Eres de confianza. Tu insaciable ética de trabajo y tu integridad, te hacen una mujer de confianza. Has demostrado que se puede contar contigo sea cual sea la situación.

Cuando tus amigos tienen problemas, acuden a ti para que les ayudes. Cuando hay un proyecto estresante en el trabajo, eres la que se espera que haga que funcione.

Rara vez decepcionas a los demás.

No explotas los pequeños detalles. Aunque eres una fan incondicional de los detalles, sabes cómo diferenciar los necesarios de los no importantes. Es importante para ti que los pequeños obstáculos de la vida no te hundan.

Sabes cuándo ignorar un insulto inintencionado, y te aseguras de no ahogarte en el drama de los demás.

Esto juega un papel crucial en tu habilidad para hacer las cosas.

Aprendes de tus errores y sigues adelante. Respondes muy bien a las críticas. Cuando cometes un error, lo usas como una oportunidad de aprender y asegurarte de que no pasa otra vez.

Por lo general, no te frenan tus errores sino que aprendes de ellos, y rápidamente sigues con tus cosas.

No te gusta malgastar tu tiempo. Tienes muchas obligaciones, y disfrutas estando ocupada, debido a esto, te enfadas fácilmente cuando la gente malgasta tu tiempo. Durante una conversación, tienes poca paciencia con las historias largas y prefieres que vayan al grano.

No entiendes el concepto de postergación. Si necesitas hacer algo, lo haces y no toleras la pereza.

Eres un modelo de positividad. La gente se siente atraída por tu honestidad, tu ética de trabajo y tu resiliencia. Estas características te hacen un modelo a seguir ideal. Tus observaciones y franqueza también ofrecen una sesión terapeútica a tus amigos y familiares, y todos envidian tus habilidades para resolver problemas.

Además de todo lo mencionado arriba, tu fortaleza e independencia son, sin duda, admiradas.


Somos un equipo de redacción joven y dinámico que escribimos para motivar, informar e inspirar en la red. Somos, ¡Conciencia Colectiva!