16 razones por las cuales las mujeres fuertes siempre son lastimadas


Normalmente pensamos que las mujeres más fuertes son invencibles. No obstante, la mayor parte del tiempo suelen ser las primeras en salir lastimadas. Aunque no lo creas, el exterior engaña. Tanto, que a veces esas mujeres que se ven rudas por fuera, tienen muchas inseguridades por dentro.

Si eres una mujer fuerte, a continuación, te presentamos 16 razones por las cuales siempre eres de las más lastimadas:

Parece que eres impenetrable para el dolor. Incluso muchos dirían que eres inmune a todo lo que podría lastimar a una persona común y corriente. Sin embargo, no lo eres, te pueden lastimar tan fácil como a la mujer más insegura que existe.

Eres de admirar. A menudo te admiran, quieren ser como tú y eres el modelo a seguir de muchas. Esto a veces puede traducirse en envidia y es tras ese sentimiento que alguien acaba lastimándote.

A simple vista parece que eres resistente. Pero no lo suficiente para aguantar toda clase de dolores. Eres humana, aunque tus debilidades no se noten.

Siempre estás disponible. Porque eres el tipo de mujer con la que tus amigos y familiares pueden contar, sin necesidad de pedir algo a cambio.

Te muestras fuerte ante los demás. Porque tú misma no puedes permitirte ser vulnerable. Normalmente funcionas como una protectora para tus amigos y seres queridos.

Eres auténtica. No tienes miedo de ser diferente y siempre te muestras a ti misma con confianza tal y como eres. Lamentablemente, esto abre muchas críticas que, aunque a veces no lo admitas, te lastiman.

Te enfocas en el presente. Y dejas atrás lo que ¡’pasó en el pasado, simplemente porque crees que el ahora es mucho más importante.

No te disculpas. Sólo aprendes de tus errores y admites que estás equivocada, pero muchas veces no te disculpas por ser la persona que eres.

Entienden tus propios sentimientos. Pero como no los demuestras, las personas pueden llegar a pensar que ni siquiera cuentas con ellos. Sin embargo, sabes entenderlos y aceptarlos sin ningún problema.

Tienes altas expectativas. Tus estándares son demasiados altos porque sientes que siempre mereces algo mejor. No obstante, a menudo te decepcionan.

Nunca te rindes. Siempre te niegas a dar por vencida e intentas dar todo lo que tienes.

No temes a fracasar. Sólo porque sabes que, aunque las cosas duelen, no tienes miedo de intentar una y otra vez hasta lograr tu objetivo.

Te valoras a ti misma. Porque sabes cuánto vales y reconoces inmediatamente cuando alguien quiere aprovecharse de ti.

No temes a la angustia. Como seguramente has tenido que sufrir mucho para llegar a donde estas, ya ves a la angustia como una amiga más y no dejas que te moleste.

No necesitas una relación. Sabes que las relaciones no son una necesidad, por lo tanto, no tienes miedo a estar soltera un tiempo mientras esperas a la persona indicada.

Te haces cargo de todo. Normalmente esperan que te hagas cargo de las cosas y que mágicamente arregles aquello que sale mal.

Pero una cosa debe quedar clara, eres una mujer única e imparable, y desde Conciencia Colectiva queremos decirte que nunca cambies y que siempre sigas siendo tú misma.

¡Comparte este mensaje si te sientes identificada!