3 señales de que no estás depresiva, sólo rodeada de idiotas


Con esta pequeña frase célebre de William Gibson: “Antes de diagnosticarte con depresión o baja autoestima, primero asegúrate de que, de hecho, no te encuentres rodeado de idiotas.”, iniciamos este tema. Y es que la cita te deja pensativo sobre cómo te sientes y cómo pueden afectarte las personas que te rodean.

Tal vez seas una persona que no culpa a otros por sus propios derrumbes y su inevitable depresión pero cuando lo analizas mejor y recuerdas todas las veces que permitiste que el comportamiento de otro te afectara y motivara tu depresión, entonces te das cuenta que ciertamente hay verdad en esa cita.

Sólo plantéate lo siguiente: ¿Cuántas veces has estado en una relación en que la otra persona te hizo sentir como una mierda, y al final fuiste tú quien se sintió herido y deprimido? Piénsalo un poco y visualiza a esas personas, son unos verdaderos imbéciles.

Esas personas solo existen para derribar a los demás y pasar sobre ellos, y lamentablemente no hay nada que puedas hacer que los cambie porque eso es lo que son, está en su naturaleza y no podrían siquiera aceptarlo porque no se dan cuenta de ello.

Así que, si tienes a tu alrededor personas con las siguientes 3 características, la razón porque te sientas deprimida no eres tú, son ellas:

  • Los idiotas están felices con su estupidez

Y no malinterpretes, porque esa estupidez no se refiere a que sean poco inteligentes. Sino que nadie puede ser inteligente todo el tiempo y conocer absolutamente todo. Puedes no saber nada sobre futbol más que es emocionante a veces y por ello no vas por allí tratando de enseñarle a alguien sobre futbol. En cambio estos idiotas viven felices en su estupidez y tratan de enseñar a otros sobre temas de los que no saben absolutamente nada.

  • Estos idiotas son detestables y muy ruidosos

Y es que, ¿conoces a un tremendo idiota que sea tímido y callado? Nadie en realidad. La mayoría de idiotas no pueden siquiera mantener una conversación decente, no entienden la retroalimentación de una conversación.

Entonces lo que hacen es buscar apoderarse de ti, gritar, hacer un monólogo e invadir tu espacio personal para intimidarte y hacer creer que el mundo gira en torno a ellos; y creen que son los únicos que tienen algo interesante que decir. Es posible que no estén conscientes de ello, como puede que estén muy conscientes de lo que hacen pues su propósito es intimidar.

  • Los idiotas son abusivos egoístas

Ser egoísta no es lo mismo que protegerte a ti mismo. Puedes tener una gran autoestima y cuidar de ti, tu estado mental y tus emociones pero estos idiotas, son egoístas. Desestiman las opiniones y los valores de otros pues solo les importa su propio bien. Incluso ridiculizan los sentimientos e ideas de los demás para sentirse importantes como si sólo ellos tuvieran el poder de la razón.

Entonces, ¿por qué los idiotas nos hacen sentir deprimidos?

Sucede que muchas personas tienen una característica natural que no pueden evitar, son amables. Personas que desde pequeños se les inculca el respeto hacia los demás, a comunicarse adecuadamente, a valorar la opinión de otros y nunca menospreciar ni intimidar. La gente que es agradable simpatiza con los demás y cuando están cerca de un imbécil los hacen sentir estúpidos y crédulos por ser tan buenos.

Los idiotas ven la cualidad de amables como una falla y hacen cuestionar sobre uno mismo; esto lleva a que la autoestima se destroce y salgan los sentimientos de cansancio, desesperanza, tristeza y depresión.

Puedes curarte a ti mismo

Estas personas abusivas e idiotas se encuentran en todas partes, la escuela, parejas, amigos cercanos y hasta en los miembros de la familia. Lo mejor que puedes hacer contra ellos es ser honesto contigo mismo y ver la verdad sobre ellos. Reconocer que son unos idiotas y que lo que ellos piensen no significa ni vale nada. Debes actuar y alejarte de esas personas aunque se trate de alguien muy cercano a ti.

Tu estado emocional es mucho más importante que cualquier otra cosa. Come bien, duerme lo suficiente, consigue un nuevo pasatiempo, haz cosas que te hagan feliz. No dejes que esos idiotas arruinen la maravillosa relación que tienes contigo mismo.