Algo que resulta muy difícil para muchas personas es decir “no”. No es fácil, no, es algo que debes aprender a hacer. Y no saber cuándo decir “no” está completamente mal debido a las consecuencias que trae a tu vida. Negarnos a aceptar una petición no es una equivocación, es una decisión válida; dependiendo de lo que suceda, primero tienes que pensar en tu bienestar. Si sabes que te va a afectar, entonces empieza a tomar el riesgo y dilo de una buena vez.

Igual te preguntarás, ¿cuándo debes decir que no, bajo qué circunstancias debes negarte? Pues siempre dependerá de lo que ocurra. Pero hay 4 circunstancias  en las que tienes completamente permitido negarte. Pon atención, estas son las 4 situaciones de vida en las que debes decir que no:

(1) Está bien que digas que NO a tanto ejercicio físico

Muchas personas se someten a la idea de que más es mejor, ¿cierto? Más yoga, más Crossfit, más Gym… pues lo cierto es que no es así, no es necesario hacer más. Solo tienes que disfrutar lo suficiente del ejercicio para sentirte bien y aportarle vitalidad a tu organismo sin forzarlo. Escucha a tu cuerpo y para, no tienes que matarte ejercitándote para adelgazar esos dos kilos demás. Solo tienes que establecer un programa, cumplirlo, y listo.

(2) Es correcto decir NO a las fiestas

Eres consciente de que adoras a tus amigos, pero no significa que debas concederles todas sus peticiones de festejo. Si no quieres salir de casa sino quedarte sobre el sofá en modo relajación viendo una serie de televisión, entonces di NO. Sin dar excusas. Pero recuerda también darte un sí de vez en cuando pero solo si salir te hace sentir bien.

(3) Está bien decir que NO a las oportunidades

Siempre escuchamos decir que si la oportunidad llama a tu puerta, debes abrirle. Pero ¿debes abrirle siempre? No, en realidad no. Por ejemplo, si estás feliz con tu empleo, lo consideras tu vocación y te hace feliz y de pronto te llega una oferta laboral muy atractiva, ¿tienes que dejarlo todo para acudir a esa oportunidad? Si no quieres, no lo hagas. Está bien que la rechaces.

Tú más que nadie eres consciente de lo que deseas en la vida, así que no escuches los “¿Cómo dejaste pasar esa oportunidad?”, ni siquiera necesitas justificar tus decisiones. Si dices a todas las oportunidades que sí, por miedo a que no lleguen más, te cuento que las oportunidades son un recurso natural renovable, siempre existirán, son ilimitadas, siempre llegan más.

(4) Es correcto decir NO a la forma de uso de las redes sociales

Aunque las redes sociales tienen grandes ventajas, no siempre tienen un resultado positivo. A veces, para ciertas personas son divertidas en principio. Pero luego te vez juzgando a tu misma persona sobre todo lo que ya has publicado. Piensas en cómo pudiste publicar tal foto, o por qué subiste una foto tan insípida, etc.

Entonces te das cuenta que la vida real nada tiene que ver con lo que se ve a través de tus cuentas de redes sociales. La vida real está allí, delante de ti, esperando que la disfrutes y que ya no te entristezcas por los estereotipos y las tendencias de las redes. Aunque todos tengan cuenta en tal red social, no significa que tú también debas tenerla si no te agrada. Solo di NO.