Los conflictos personales y emocionales provocan que en ocasiones te sientas intoxicada emocionalmente. Inconscientemente, estas dos variables afectan de manera radical a tu bienestar físico y psicológico, convirtiéndote en un ser vulnerable y sensible. Asimismo, esta intoxicación puede ocasionar depresión, fatiga, irritabilidad, inestabilidad emocional y demás malestares que no te dejarán ser feliz.

La intoxicación emocional es más concretamente la consecuencia de no darte un tiempo a ti misma todos los días para cultivarte como una mejor persona. Por otro lado, hay ciertos comportamientos con lo que puedes identificarte y descubrir si en estos momentos estás sufriendo de intoxicación emocional, y aun no te has dado cuenta.

Comportamientos para descubrir si sufres de intoxicación emocional

Existen por los menos 5 comportamientos distintos que revelan si una persona está o no intoxicada emocionalmente; actitudes que te dañan significativamente y que nublan tu percepción. Por lo tanto, es mejor reconocerlos a tiempo, así que aquí te los presentamos:

Estás siempre a la defensiva

Cuando estás intoxicada emocionalmente te encuentras en modo defensivo para protegerte a ti misma. Sin embargo, todos los que te rodean toman este comportamiento de manera negativa, ya que en ese momento de tu vida, tus acciones y palabras pueden traducirse más en ataques.

En este punto sientes que tus miedos e inseguridades tienen el control de tu vida. Te conviertes en un ser reactivo, te sientes vulnerable, con baja autoestima y cualquier cosa que hagan los demás te irrita profundamente, razón por la cual reaccionas de manera agresiva. No obstante, debes entender que seguramente la mitad de esas incomodidades y problemas solo están en tu mente.

Te conviertes en una persona crítica

Ni tu misma puedes soportarte cuando estás intoxicada emocionalmente. Quieres controlar todo y te vuelves una persona extremadamente exigente, tanto contigo misma, como con los demás. En este punto, debes tratar de ser más benevolente con todos los que te rodean y contigo.

Sentirte deprimida, apagada y poner un muro de contención

Puede que en más de un momento de tu vida te sientas llena de emociones, pero justo allí, levantas un muro de contención y te encierras para protegerte de tus propios sentimientos. Asimismo, cuando te abruman las emociones, tu vitalidad se apaga y sientes que no tienes fuerza para reactivar el curso de tu vida.

Por otro lado, podríamos decir que todo esto es la consecuencia de inundar tu cerebro con pensamientos negativos y permitir que no te deje pensar con claridad. Por esto es que cuando a una persona le abruman sus emociones, de alguna forma su vitalidad se desmaya y se encuentra apagada.

Insultar y menospreciar a los demás

Te vuelves agresiva, peligrosa y como leíste antes, siempre estas a la defensiva. Te pones a pelear y a batallar por cosas insignificantes que crees que son de vida o muerte. Como producto de la intoxicación emocional, estás bloqueada emocionalmente, no puedes pensar con claridad y has perdido toda la empatía que en ti existía, por lo que no te importan los sentimientos de los demás.

No te dejas avanzar

Tú misma saboteas el progreso que puedes tener en tu vida e impides el cumplimiento de tus propias metas. Estando intoxicada es más complicado para ti plantearte un buen avance. Sin embargo, la única manera de superar esto es hacerte consciente de que hay un factor dentro de ti que está alborotando el miedo a lograr las cosas que te propones. Por lo tanto, recuerda que solo eres tú la única persona que te va a impedir llegar lejos.

¿Qué hacer si te sientes intoxicada emocionalmente?

Si te sientes intoxicada emocionalmente, hay ciertas cosas que puedes hacer para liberarte de estos desagradables malestares.

En primer lugar, no tienes de qué preocuparte. Debes tomarte un tiempo para desintoxicarte, identificar tus comportamientos y darte cuenta de en qué factores de tu vida estás fallando. Una vez que tengas aclarado esto, comienza el proceso de limpieza emocional. Tienes que dejar a un lado las emociones negativas y comentarios destructivos y poco a poco verás que los síntomas van a desaparecer y podrás ser feliz nuevamente.