5 cosas que calmarán los berrinches de los niños al momento


En alguna oportunidad has estado presente mientras un niño hace un berrinche y quizás te has dado cuenta que muchos padres no saben controlarlo. Si tienes hijos sabes que no es nada fácil, pero existen algunos consejos que te ayudarán a ir acostumbrando a tu pequeño a controlar este tipo de situaciones. Lo importante es mantener el control y enfrentar la situación con paciencia. Para esto, te dejamos 5 recomendaciones que a muchas madres les ha funcionado y porque no, a ti también te pueden funcionar.

Mantén la calma

Muchas veces puedes sentir que la situación se te escapa de las manos, para esto, lo primero que debes hacer es respirar profundamente y de manera muy calmada explicar al pequeño lo que está sucediendo. Al perder la paciencia puedes crear un efecto contrario, ya que al enfadarte no solucionas los problemas sino más bien, puedes crear más tensión en el niño impidiendo una buena comunicación.

Explícale lo que está sucediendo

De buena manera y con firmeza, explícale al pequeño la razón por la cual no se puede cumplir lo que desea y que con la actitud que está tomando no logrará nada. Es importante mostrarle al niño confianza y así poder crear un canal de comunicación más efectivo.

Levantarlo y abrazarlo

Si la recomendación anterior no te funcionó, controla al niño levantándolo con cuidado y abrazarlo para lograr calmarlo. Posteriormente, explícale de manera pausada lo que está ocurriendo y demuéstrale que los berrinches no son un mecanismo correcto para conseguir sus deseos.

Busca distraerlo

Enfoca su atención en otra cosa o situación, esto con el fin de que se olvide de lo que desea en ese momento. Tener juguetes a la mano, hablar de temas de que le interese u otras cosas que te ayuden a anticipar un posible berrinche.

Vuelve a hablar

Como padres, es muy fácil perder la calma en frente de estas situaciones, pero ellos se guían de tu ejemplo. Por esto, la manera en que afrontamos las situaciones pueden influir en su enseñanza. Busca siempre una manera cordial, basada en la comunicación para resolver los problemas, explicándole y buscando la manera que entiendan que aquello que hicieron no es una conducta adecuada.

Una buena comunicación es la base para poder resolver cualquier situación y así enseñarles aquellas cosas que están bien y aquellos comportamientos que no. Poco a poco, el pequeño comenzará a manejar de mejor forma las cosas y los berrinches serán cosas del pasado.

 


Somos un equipo de redacción joven y dinámico que escribimos para motivar, informar e inspirar en la red. Somos, ¡Conciencia Colectiva!