5 diferencias significativas entre un alma gemela y un compañero de vida


Cuando hay sentimientos y amor nos cegamos sobre qué papel tiene en nuestras vidas la persona que tenemos al lado. Por ello es común confundir a un alma gemela con un compañero de vida. ¿Conoces la diferencia?

Es fácil pensar que se trata de la misma persona pues en cualquier caso ambas parecen ser la pareja ideal, la que nos comprende y pasará el resto de sus días a nuestro lado, ¿cierto? Sin embargo, existe una diferencia clave entre ambos. Un alma gemela es alguien que llega a tu vida para ayudarte a crecer como persona mientras que el compañero de vida es un hombre o mujer que conoces cuando te sientes en paz contigo mismo y te sientes preparado para experimentar la mejor relación de tu vida.

¡Ambos son importantes! Ninguno le resta valor al otro.

Sí, a veces es difícil distinguir entre ambos, por ello te contamos las cinco diferencias más significativas entre un alma gemela y un compañero de vida:

Un alma gemela te enseña una lección. Un compañero de vida podría quedarse a tu lado para siempre.

Cualquier persona puede comportarse como tu alma gemela, amigos, familiares y parejas íntimas. Estas almas gemelas se compenetran con nuestra esencia para dejarnos una enseñanza, algo que necesitamos desesperadamente entender, y una vez que aprendamos la lección su tarea está terminada. Para entonces, esa alma gemela puede marcharse de tu vida y podría costarte un fuerte sufrimiento emocional.

Al contrario, el compañero de vida entra para quedarse; es alguien que alienta tus intereses, que te apoya y motiva a tomar riesgos porque quiere que saborees el éxito y te sientas bien con la persona que eres. Y a diferencia del alma gemela, sin importar las circunstancias, se queda a tu lado. Se apegan espiritual y emocionalmente a ti.

Las conexiones son diferentes.

Los vínculos con otras personas se forman a partir del corazón y la mente y se atraviesan muchas situaciones buenas y malas juntos, que afianzarán o destruirán cualquier tipo de relación. Las relaciones que se construyen con las almas gemelas son importantes para nuestro crecimiento personal pero podrían tarde o temprano llegar a su fin porque ellas enseñan lecciones kármicas que debes aprender.

Ahora bien, la conexión que se crea con un compañero de vida va más allá de la pasión y la atracción, este tipo de relación llega cuando ya hemos crecido, cuando nos hemos aceptado tal como somos y entendemos qué es lo que merecemos por lo que el autoestima está en su mejor fase. No necesitas de esa persona para que te haga alguien mejor, con un compañero de vida, tu vida se complementa.

Las almas gemelas forman un vínculo espiritual mientras que los compañeros de vida se conectan intelectual y emocionalmente.

Las almas gemelas crean un vínculo muy fuerte entre sí y puede ser tan profunda que hasta podrías sentir sus deseos y a veces, hasta leer sus pensamientos. Las almas gemelas no necesitan hablar para comunicarse porque se comprenden a un nivel más espiritual, se apegan mucho a lo que el otro siente y piensa.

Los compañeros de vida inician el vínculo como romance, con la atracción física y luego se forma el interés profundo hacia la otra persona. La relación evoluciona porque se sienten cómodos juntos, comparten intereses comunes y se estimulan tanto intelectual como emocionalmente.

Las almas gemelas te ayudan a crecer como persona, los compañeros de vida te dan consuelo.

Si llega a tu vida un alma gemela sentirás como si lo conocieras de hace mucho tiempo, como si ya hubiese estado cerca de ti. Se la llevan increíblemente bien y piensan de la misma manera, es posible que hasta hayan experimentado las mismas situaciones antes y eso los atrae más; por esa razón podrías llegar a construir una relación con un alma gemela. Sin embargo, no olvides que su propósito no es quedarse a tu lado sino darte una lección, una que puede doler pero es necesaria.

La relación con un compañero de vida no es así. Estos han experimentado cosas diferentes en su vida, posiblemente varias almas gemelas ya estuvieron a su lado para darle una lección. Y gracias a eso, la conexión entre un compañero de vida y tú es increíblemente fuerte. Se convierten cada uno en un libro abierto haciendo que la vida sea placentera e interesante porque no solo comparten momentos íntimos, también construyen una amistad.

En ocasiones un alma gemela nos ayuda a seguir adelante. Un compañero de vida en cambio, llega cuando estamos listos para avanzar.

Un alma gemela también podría llegar justo cuando estamos en un punto crítico de nuestras vidas, donde necesitamos que nos enseñen una lección como sea para poder abrir la mente y seguir adelante. Recuerda que un alma gemela no necesariamente es una pareja intima sino que puede ser un amigo o un familiar. El hecho es que el amor de un alma gemela tampoco es fácil, está llena de obstáculos, usualmente esto se debe a que ambos aun necesitan aprender lecciones.

La relación con un compañero de vida es más cómoda, sin tanto esfuerzo porque ambos son fuertes y están seguros de sí mismos. Se enfocan en el presente y ninguno siente el peso de cargas. Lo más probable es que esta relación termine en un matrimonio saludable porque ambos están listos para seguir adelante gracias a su fuerte conexión emocional e intelectual.

Sucede que nuestra alma gemela también puede ser nuestro compañero de vida.

Si una relación es profunda a nivel espiritual, intelectual y emocional, aprenden sus lecciones de vida juntos y permanecen juntos porque descubren que satisfacen las necesidades de cada uno en muchas formas.

¿Has conocido algún alma gemela que te ha dejado una importante lección de vida?

Si algo está afectando tus sentimientos y emociones y necesitas consultar con alguien tus decisiones, te invito a acceder a Foro Mujer Amor y contar lo que estás atravesando para encontrar las respuestas que pueden calmar a tu corazón agitado y a tu mente preocupada.