7 Cosas que aterrorizan a un narcisista hasta los huesos


Los narcisistas parecen tan vacíos que nos hacen preguntarnos si tendrán algún tipo de miedo. Podríamos creer que no pero en realidad son 7 las cosas a las que un narcisista teme hasta lo más profundo de sí y conocerlas puede darte cierta ventaja ante uno de sus ataques. Conócelos:

El abandono y el rechazo

El objetivo de un narcisista es destacar y estar por encima de los demás por lo que no puede soportar ser rechazado o abandonado. Allí es cuando los ves explotar de rabia y castigan y amenazan a sus presas. Y es que rechazar a un narcisista es rechazar su falsedad, así que cualquier ser verdadero que tenga enterrado ya no existe y el falso ya no puede sobrevivir por sí solo. El narcisista depende completamente de la aprobación y atención de los demás.

Ser burlado

Estos narcisistas no tienen sentido del humor. Cero. Ellos se ríen cruelmente de ti si te caes y te rompes un brazo y pueden hasta reírse de la incomodidad que tenga otra persona pues su empatía es prácticamente nula, pero son incapaces de reírse de sí mismos. Se toman todo muy, muy en serio y son increíblemente sensibles. No soportan las bromas hacia ellos porque en el mundo falso en el que ellos se imaginan todos deben apoyarlo en todo momento. Por lo tanto, burlarse de un narcisista hará que se derrumbe y deba enfrentar su vacío aterrador.

Ser tratado con falta de respeto

Bueno, claro está que a nadie le gusta que lo traten con desdén o con faltas de respeto pero para un narcisista esto es como una fobia. Alguien amigable podría simplemente ignorar o discutir un poco cuando esto sucede pero el narcisista se preocupa por ello todo el tiempo y es tanto que hasta se imagina desprecios y ataques donde no los hay. Esto cae en lo mismo, un ego inflado que necesita que todos lo llenen cada día más y recibir este tipo de faltas es como agujerear ese globo lleno de ego.

Ser ignorado

Esto es básico para desarmar a un narcisista y que explote. Ignorarlo es NO suministrarle lo que él tanto desea, la atención, así que lo lleva a una muerte lenta. Por ello los narcisistas prefieren ser odiados que ignorados porque la atención negativa sigue siendo atención y les proporciona el reconocimiento de existencia. Ignorar a un narcisista le es tan aterrador como intentar ser asesinado.

Quedar expuestos

Exponer el comportamiento abusivo de un narcisista  lo hace enfadar muchísimo. Su ira se expresa a través de la rabia con acciones y sorpresas ocultas; no les gusta que los hagan responsables por lo que ellos mismos hacen a los demás porque tendrían que admitir que son menos que perfectos y tremendos idiotas. Exponer sus acciones también significa que tendrían que reconocer la humanidad de otra persona, y ellos no son capaces de eso.

Un narcisista está muy consciente de sus imperfecciones pero a un nivel no demostrativo, por lo tanto, proyectan sus propios defectos a los que estén más cerca y los hacen sentir culpable por ello como si realmente lo fueran. De enfrentar a un narcisista podría responderte redirigiendo su maldad, alegando que usted es el narcisista y el abusador.

Pérdida de sus fuentes de poder como la juventud y el éxito

A medida que un narcisista envejece se vuelve más abusivo y pedante pues van perdiendo las fortalezas que le ayudaban a tener poder sobre los demás como la apariencia, la buena salud, la muerte de un familiar o cónyuge que le proporcionara enormes dosis para alimentar su ego, su carrera, sus habilidades. Muchos narcisistas solo se preocupan por su salud y apariencia física y nunca desarrollan otros aspectos de sí mismos a los que recurrir cuando los primeros empiezan a desaparecer.

La muerte

Todo narcisista tiene terror a la muerte pues es la aniquilación total de su ego y no hay nada peor que eso para ellos. Podría decirse que algunos además de la muerte, también temen a la idea del “infierno”. Es que en un nivel profundo saben el mal que han hecho y podrían tener que responder por sus actos en el más allá. No sería extraño encontrarte a narcisistas que se vuelven religiosos extremistas cuando llegan a la vejez, creyendo que así evitaran pagar después de la muerte. Eso es terror puro para ellos.