Las personas con ansiedad experimentan diferentes emociones por la presión que sienten ante las circunstancias o el estrés del trabajo o una relación tormentosa. Entonces, muchas veces las emociones negativas que sienten las reflejan en actitudes y palabras rudas que podrían lastimar a otros.

Pero no seas tan severo con esas personas, usualmente no perciben esas actitudes pues es la ansiedad lo que los controla.

Estas son 8 cosas desagradables que las personas hacen cuando tienen ansiedad:

Tienen mal genio

Responden con mala gana o tono áspero. Adoptan una actitud ágil y se muestran a sí mismos como unos desconsiderados; si no es normal ver eso en quien es así, entonces algo está sucediendo en su vida que lo mantiene con ansiedad. No es que pretendan ser groseros, pero explotan con facilidad hasta con las cosas pequeñas.

Cancelan planes continuamente

Las personas ansiosas pueden acordar un compromiso o ir a una reunión y cuando se acerca el evento comienzan a analizar todos los resultados posibles de ese encuentro y la cancelan para evitar que algo sale mal.

Usan mucho su teléfono celular

Cuando están alrededor de muchas personas pueden sentirse demasiado confinados, por lo que mantienen sus teléfonos en las manos para revisar ya sean las redes sociales, ver fotos o escribir textos para liberar la presión.

Evitan las relaciones

La ansiedad hace que las personas se sientan más a gusto en la soledad. Así que no se enfocan en construir relaciones sólidas y duraderas. Para poder salir de sus caparazones deben ser estimulados pues temen sentir decepción.

Evitan a las personas que conocen

Una persona con ansiedad tiene muchas inseguridades que destruyen sus emociones, por lo que evitan en lo posible a las personas de su pasado. Reunirse con personas importantes que de alguna forma influenciaron en su realidad de hoy agrava los síntomas de la ansiedad.

Usan el sarcasmo como defensa

Estas personas a menudo son sarcásticas y usan palabras cortantes e hirientes para evitar las críticas de los demás y mantener al margen al resto del mundo para quedarse sumidos en su soledad.

Suelen interrumpir a otros cuando hablan

Los ansiosos a menudo no tienen el control de sus impulsos, saben que no recordarán después lo que les dicen y tienden a interrumpir a otros en medio de un argumento.

Falta de contacto visual

Las personas con ansiedad batallan cada momento de sus vidas por tener el control total de sus mentes. Esa lucha tan intensa los hace continuamente evitar el contacto visual con otras personas. Prefieren ver al suelo, detallar sus manos o mirar el techo.

Son muchos los testimonios de personas que al conocerse no se agradaban por las actitudes apáticas del uno o del otro pero con el tiempo se hicieron muy buenos amigos. Pues estas historias pueden estar protagonizadas por la ansiedad en alguno de ellos.

Te recomendamos hacer un esfuerzo por comprender a quienes ejerzan estas señales evidentes de ansiedad que pueden ser desagradables, pero la realidad es que esa condición los lleva a eso.

Sé paciente y considera el hecho de que tras esas actitudes hay una batalla muy dura que está luchando: la temida ansiedad.