En ocasiones estás dentro de una relación y piensas que es la historia de amor más épica y hermosa de tu vida. Crees que se trata del amor de tu vida, el único, el ideal, pero tus esperanzas se vienen por completo abajo cuando te das cuenta que “el amor de tu vida” no es más que un mal hombre que solo se aprovecha de tus sentimientos para sentirse superior.

Te dieron una bofetada en la cara sin tener que alzar la mano en tu contra. Tal vez una bofetada real hubiese hecho la situación más fácil porque rápidamente te habrías convencido de que se trataba de un mal hombre y no de un demonio disfrazado de héroe que te manipulaba y jugaba con tus emociones a su antojo dejándote expuesta. Y a pesar de que ves sus verdaderos colores, te resultó difícil dejarlo ir porque era adictivo, convincente y seductor. Sus mentiras parecían tan reales para ti.

Pero ya no podías seguir viviendo dentro de una pesadilla. Llegas hasta un límite y dices no más. Te alejas, pero tu alma está rota. La experiencia de haber experimentado un amor con un mal hombre cambia por completo tu núcleo, tu forma de ver la vida y el amor, y entonces aprendes a amar diferente.

Estas son 8 formas en que una mujer rota por culpa de un mal hombre ama diferente a las demás:

Se vuelve distante

Ella toma distancia de las personas porque tiene cicatrices muy profundas que aun sangran y no quiere arriesgarse a que le pongan más fuego a esa herida. ¿Quién puede desear ser lastimada de nuevo? Se crea una coraza que no permite que nadie se acerque, así que mantiene distancia cada vez que conoce a un hombre nuevo. Esa es su nueva forma de protegerse.

Tiene problemas de confianza

En esa relación tan horrible con ese mal hombre ella nunca tuvo una voz que le permitiera tomar medidas. Estuvo con alguien que la controlaba y manipulaba a su antojo para su único beneficio y hasta le hizo sentir miedo a perderlo. Él alimentó sus mentiras y ahora ella tiene problemas de confianza en sí misma así que se niega a nuevas posibilidades.

Necesita que la hagan sentir segura, no intimidada

Ella pasó por un dolor tan grande que ahora lo que necesita es que le prometan que todo va a estar bien, que la hagan sentir segura. Necesita que la transporten emocionalmente a un lugar tranquilo y sereno donde solo se escuche el pacífico cantar de las aves. Ella solo se quedará con quien demuestre amor verdadero y le haga desaparecer todos sus miedos.

Ella va por la vida sin saber qué es el amor verdadero

Ella estuvo enamorada una vez, profundamente, y le rompieron el corazón de forma que parece irreparable. Tuvo una relación tóxica con un hombre desagradable que le mostró una idea muy errónea del amor, ahora ella no sabe qué esperar. Se niega al amor porque cree que siempre será de la misma forma dolorosa porque no conoce otra forma. Cuando conoce un hombre bueno, se confunde, no sabe cómo actuar, cómo tratarlo ni qué decir. Solo duda de él porque es diferente de lo que está acostumbrada a ver.

Espera un desastre de cualquier relación

Ella está determinada a creer que cada relación en la que está terminará siendo un desastre. Siempre está a la espera del momento en que algo pase y todo quede destruido. Ella ve una fachada de un bueno hombre pero sabe que de un momento a otro empezará a mostrar sus verdaderos colores. Aunque sea el hombre más maravilloso y comprensivo, ella está a la espera de las mentiras.

Se disculpa por todo

Aquel mal hombre la culpó por absolutamente todo lo que sucedía en esa relación. Así que ella idealizó que todo siempre es su culpa, termina diciendo “lo siento” una y otra vez. Esa herida quedó abierta, fue una marca que le dejó un mal hombre que la manipuló para hacerla responsable de todo el daño que él le hizo.

Siente que debe destruir todo lo que es bueno

Inconscientemente, ella misma sabotea su propia felicidad. Busca razones a donde mire que la hagan alejarse porque para ella el amor cuando te hace sentir muy bien es solo el inicio de la pesadilla. Tiene miedo de que un nuevo amor se convierta en ese mal hombre que tanto daño le hizo y se aleja antes de que la tormenta empiece.

Ella ya no cree en el amor

Le inyectaron un veneno y la cura es el tiempo, la confianza en sí misma y las buenas personas a su alrededor. El problema es que el veneno la volvió temerosa, se asusta y se inquieta frente a las cosas buenas que puedan pasarle. Un mal hombre le rompió el corazón y destruyó todas sus creencias y buenas expectativas sobre el amor.