8 Razones por las que muchos hombres no pueden manejar a una mujer profunda


Entre más profunda sea una mujer, parece más difícil de encontrar una persona que quiera estar en una relación con ella. Puede conseguir muchas citas pero por algún motivo ninguna de esas citas se convierte en algo serio. Y no es que no sea atractiva, inteligente y carismática, lo que pasa es que la mayoría de hombres no saben cómo manejar una mujer con tanta profundidad e intensidad como ella.

¿Y sabes por qué? Pues pasa que una mujer profunda es especial y muy diferente de otras mujeres. Estas son 8 razones por la que una mujer profunda es difícil de manejar para un hombre:

Hace preguntas profundas

Las hace porque ella quiere saberlo todo. Quiere saber todo lo que el hombre con quien sale tiene en su interior. Busca profundizar en su psique e indagar hasta develar por completo quién es y lo que esconde su alma. Es que ella quiere conocerlo a ese nivel y no puede soportar conversaciones superficiales.

Esta mujer es brutalmente honesta

Ella se caracteriza por ser en extremo franca y honesta. Su integridad es prioridad y quiere que la gente la respete, así que valora la honestidad más que a nada porque así es como ella construye lazos de confianza. Siempre dice la verdad, incluso si es hiriente; por lo tanto, ella busca a alguien que sea igual de sincero con ella.

Sabe lo que quiere

¡Uff! Una mujer profunda sabe exactamente lo que quiere y lo persigue hasta conseguirlo. Lo mismo pasa con la persona con la que podría compartir su vida. Es muy consciente de su personalidad, sus gustos y sus expectativas, así que sabe inmediatamente cuando alguien le gusta o no. No tiene la necesidad de sopesar opciones o explorar sus emociones yendo a citas, ella simplemente lo sabe. Sabe que su corazón solo puede latir para ciertas personas especiales y las reconoces de inmediato.

Ella quiere una conexión profunda

Por supuesto, una mujer profunda quiere una relación profunda. Quiere tener conversaciones largas en la que el tiempo no parezca transcurrir, sobre la vida, el universo, el infinito y todo. Quiere conocer todos los secretos y temores más profundos del otro. Quiere alguien que le dé más valor a su vida y viceversa. No solo quiere divertirse, ella quiere una relación real.

No teme a la intimidad

Esta mujer no teme a ser profundamente íntima con alguien. No teme a acercarse demasiado a las personas, aun corriendo el riesgo de alejarlos o salir lastimada en el proceso. La intimidad y la profundidad van tomadas de la mano para ella y ella siempre elegirá desnudar su alma a solo tener relaciones casuales.

Ella puede ver a través de las personas

Esta mujer puede ver a través de todas las capas que una persona lleve encima. Puede ver claramente el alma de alguien, quién es, sus defectos y todo. Ve los miedos y las heridas, ella es capaz de ver todo aquello que convirtió a esa persona en quien es. Por esa razón muchas personas no se sienten cómodas al estar cerca de ella, porque puede leerlas como un libro abierto.

Anhela la consistencia

Una mujer profunda se vuelve fría y desinteresada ante comportamientos inconsistentes. A ella no le interesa que la confundan para manipular sus sentimientos, o la quieren o no la quieren, punto. Ella quiere a una persona consistente con sus deseos, alguien con quien pueda construir un vínculo fuerte. No tiene tiempo para juegos, quiere a alguien real y tan apasionado como ella lo es.

Ella es intensa, ama profundamente y no espera a nadie

Esa intensidad la puede hacer demasiado intimidante para los hombres, porque es que ella es intensa en todo lo que hace. Sus pensamientos y emociones son profundos, así que ella ama con mucha intensidad, y esto para los hombres débiles es demasiado. Cuando ella percibe eso, dirá adiós de inmediato porque ella no espera por nadie.

Ella sabe lo que vale y quiere a alguien en su vida que sea tan fuerte y profundo como ella lo es.