9 aspectos que ignoras una mujer empática que la hacen única en el mundo


La empatía es una virtud que te hace alguien muy especial, eres un sanador natural del mundo y sin duda, parte del mundo agradece tu existencia. Una persona empática es capaz de experimentar lo que otros sienten tan solo para entender por lo que ellos pasan.  Pueden caminar kilómetros en tus zapatos para entender cómo llegaste a donde estás. Y aunque para muchos esto sea una bendición puede ser destructivo para otros.

Y como la empatía es un don todo dependerá de cómo lo uses para hacer la diferencia de que sea una bendición o una maldición. Los empáticos sienten el dolor del mundo y tienen el poder para repararlo.

Lo más curiosos de los empáticos es que tienen características que nadie más tiene y que aquellas personas que no desarrollaron ese lado empático verían extraño.

En realidad eres muy sensible

Tu extrema sensibilidad nunca te va a endurecer, eres sensible por una razón, es la cura de este mundo que se ha vuelto tan difícil. Eres alguien que llora al ver una película, ni siquiera puedes tolerar la negatividad de un programa de noticias porque ver el dolor te hace sufrir.

Absorbes las emociones de quienes te rodean

Los lugares concurridos pueden ser demasiado para ti y te alejas para evitar sentir tantas emociones en tu corazón. Y está bien porque no siempre tienes la energía para hacer frente a tantos sentimientos y emociones. Hasta puedes confundirte al pensar si las emociones son tuyas o no.

Eres introvertido

Tanta sensibilidad a las energías y emociones hacen que quieras mantenerte alejado de muchas personas. En cambio optas por pasar tu tiempo en lugares tranquilos con personas con las que puedas relacionarte simplemente para pasar y disfrutar el tiempo. Es una actitud solitaria que te permite recargar y reunir fuerzas para el próximo desafío emocional.

Tienes una gran intuición

Tu empatía te hace sentir no solo la energía emocional de las personas si no toda la energía en sí que te rodea. Tu habilidad te permite escuchar y entender esa energía que activa tu intuición. Ya sabes cómo van a resultar las cosas, puedes saber fácilmente si alguien miente o trata de manipularte.

Las relaciones íntimas pueden abrumarte

Cuando te conectas con una persona en un nivel más profundo absorbes tanto de ella que pierdes tu propia identidad. Así que cuando menos te das cuenta ya reaccionas como esa persona sintiendo lo mismo que ella siente; por lo tanto puede resultar en algo muy cargado el mantener una relación íntima.

Aunque ventajosamente, esta cualidad te permite comprender totalmente a la pareja y mostrar atención y dedicación genuina hacia ella.

Eres un imán para los narcisistas y viceversa

Debido a que eres un sanador atraerás inevitablemente a los narcisistas, las personas más dañadas emocionalmente que puedan existir. Son como la pareja perfecta para tener ya sea el mejor de los éxitos o fracasar miserablemente. Pero tú tienes el potencial de devolverles el ser genuinos, dejar salir la persona que ocultan bajo su máscara.

La naturaleza es tu cura

Si te analizas bien te darás cuenta que eres como la naturaleza misma, sientes demasiado sin importar qué, das incondicionalmente y entiendes incondicionalmente. Por ello tu santuario es el aire puro alrededor de la naturaleza; estar en contacto con ella es eliminar cualquier negatividad que hayas absorbido.

Tienes un corazón que vale oro

Tus emociones siempre son sinceras y puras. Das incondicionalmente y siempre tratas de ayudar a sanar a las personas; y habrá mucha gente que querrá aprovecharse de tu corazón bondadoso pero solo debes confiar en tu intuición para leer las intenciones de los demás. Cuídate así como cuidas a los demás.

Muchas veces no logras diferenciar tus sentimientos de los demás

Esto sucede cuando ya estás emocionalmente agotado, experimentas sentimientos de los demás y crees que son los tuyos. En algunos casos, los empáticos pueden hasta reflejar emociones de otros. Se necesita práctica para expresar lo que sienten los demás y también mucha energía así que debes recargar, una visita a la naturaleza te puede ayudar.

La empatía es un rasgo poderoso, tan exigente como bello, le haces un favor a la humanidad sanando su amargura y frialdad. Nunca intentes cambiar quien eres porque eres muy valioso para los que te rodean y te valoran y aprecian muchísimo por ello.