Un canguro bebé se ha hecho objeto de extrema ternura para todos lo que lo ven en las redes sociales. Pues es el protagonista de este vídeo donde se introduce con total confianza en una bolsa que no es la de su madre. La criatura es tan ingenua y hermosa que ve la bolsita totalmente acogedora y sin dudarlo se mete de cabeza.

Los animales pueden ser en extremo tiernos, más cuando se tratan de pequeñas crías. Todas las miradas se ponen sobre ellos. Al igual que los bebes humanos, los bebes de animales son muy inocentes, por ello desprenden tanta ternura y son muy adorables. En Australia se haya un santuario de animales llamado Kangaroo Sanctuary donde los cuidadores se esfuerzan por hacer que todos los miembros que reciben tengan lo que necesitan para estar felices y saludables.

Pues una bolsa es parte de esa felicidad, aunque no sea la de su madre, es una forma de sentirse a gusto y en casa. En este santuario acogen por supuesto a aquellos canguros bebes que han quedado huérfanos por algún motivo. Los trabajadores del lugar se encargan de rescatarlos y rehabilitarlos si tienen alguna condición de salud y más adelante devolverlos a hábitat natural.

Como todo bebé, los canguros pequeños son muy apegados a su madre por lo que parte de su salud orgánica y mental está en hacerlos sentir que están cerca de ella. De no ser así, su comportamiento puede verse afectado y hasta tornarse agresivos. Así que los cuidadores hacen todo lo necesario para convertirse en sus madres mientras superan esa etapa en el refugio. El rol materno incluye por supuesto, la bolsa cálida de mamá.

Es a la hora de dormir cuando todos los cuidadores tienen de frente una escena súper tierna pues cada cría busca el espacio calentito y acogedor de la bolsa de su madre para descansar. Así que terminan introduciéndose en la bolsita que le ofrezcan los trabajadores.

En el vídeo podrás ver como una pequeña cría acepta muy complacido meterse en la bolsa que le ofrece su cuidador, y hay que resaltar que es muy linda y con detalles especiales para bebes. La escena es hermosa y muy, muy tierna. ¡Prepárate!

Fuente: Ramon Rodríguez / Facebook