¿Ya habías escuchado de ese pequeño pueblo polaco donde todas las casas están cubiertas de flores pintadas? Pues la autora de ese arte es una mujer residente del lugar y nada menos que de 90 años de edad. Ella vive en Louka, República Checa y tiene la hermosa idea de hacer que toda su ciudad luzca igual de encantadora que su pueblito.

Esta actividad la hace en cada primavera y verano, se dedica a decorar los marcos de puertas y ventas de cada casa con diseños simplemente hermosos, majestuosos y únicos. Su nombre es Agnes y es una trabajadora del campo que tiene un hobby muy bonito y que tomó de otra mujer de la misma localidad quien ya venía haciendo lo mismo desde hace años.

Entonces Agnes haciendo uso de pintura de un azul vibrante y una pequeña brocha crea cada día patrones hermosos de flores intrincadas y que son inspiradas en el estilo tradicional moravian del sur de su país. Y aunque sus obras de arte han dado mucho de qué hablar y se han vuelto virales, ella asegura que se trata de algo que hace por puro placer.

En sus propias palabras: “Soy una artista. Solo quiero disfrutar lo que hago y también quiero ayudar.”

No hay duda que la edad es solo un número, el cómo te sientes es solo un reflejo de lo que tú mismo piensas que eres. Puedes tener 90 años y seguir haciendo lo que amas con mucha energía, porque cuando te dedicas a hacer aquello que más te apasiona no hay cansancio, no hay aburrimiento, solo ánimos y ansias de ver lo que quieres hacer materializado.

Mira lo que hace Agnes y dinos si no te parece totalmente inspirador, nunca es tarde para hacer lo que desees hacer y ella es un ejemplo de ello.