Abuela entra a refugio de animales y pregunta por el perro más viejo que nadie quiera. Mira quien sale


Tristemente, muchos perros tienen la mala fortuna de estar en situación de calle. Siendo rechazados por las personas y sufriendo maltrato, hambre y frío mientras están en la intemperie. Muchos tienen la suerte de vivir entre familias amorosas que los acogen desde que nacen hasta que están viejitos. Pero para otros la vida no es ni tan fácil ni tan feliz.

Pues eso fue lo que tuvo en mente esta mujer maravillosa cuando decidió ir a un refugio de animales en busca de un acompañante canino para su vida. Se trata de Melanie Andrews, una mujer con hijos y nietos a la que le han dado mucho amor y sabe la importancia de recibir ese cariño.

Ella ahora esperaba compartir un poco de ese amor que tanto había recibido en su vida con un buen amigo de cuatro patas que lo necesitase. Alguno que no haya tenido mucha suerte para darle un atisbo de lo bonito que es la vida rodeado de personas que te aman. Entonces, entró en City of Sacramentos Front Street Animal Shelter, un refugio de animales, en el verano del 2017 e hizo una simple petición, ella quería adoptar al perro más viejo que tuvieran y al que nadie quería.

El equipo de trabajo del refugio contó la historia en su página de Facebook:

“Esta mujer amable entró en nuestro refugio y preguntó cuál era el perro más viejo y más difícil de adoptar. Así que le presentamos a Jake. Jake ha estado con nosotros desde hace mucho tiempo, es un Senior y tiene cáncer además de problemas en la piel. Pero Melani vino al refugio no sólo para encontrar un gran perro, sino para salvar una vida y dar amor incondicional a un perro que lo necesitara. Como pueden ver, es una coincidencia del cielo. Por favor, ayúdennos a dar las gracias a Melanie… la gente como ella son nuestros héroes.”

Aunque la mujer quería ayudar a un perro viejo, ella estaba en una situación similar y quizá eso la motivó también a adoptarlo. La abuela de 72 años había perdido a su pareja y también a su perrito que la acompaño en esos tiempos difíciles. Así que se sentía sola.

Pero la respuesta a su pesar era Jake.

Al igual que Melanie, Jake estuvo muy solo por mucho tiempo. Llevaba casi toda su vida en el refugio debido a que había padecido cáncer, su edad, tenía 12 años, y sus evidentes lesiones en la piel. Ah, pero ella con solo verlo decidió llevárselo a casa. No le importó lo que tuviera que pagar en veterinarios, tampoco le dio importancia a que estuviera sordo y que su vista estuviera reducida. Ella quería cuidarlo y llenarlo de amor.

Melanie ahora no estaba sola y a pesar de todo lo que atravesaba Jake, él también le demostraba su afecto y agradecimiento a ella.

Historias como estas son en verdad inspiradoras. Todos merecemos la oportunidad de recibir amor.