La pierdes justo en el momento que empiezas a verla como una opción cuando ella hace mucho te puso a ti como su prioridad número uno. Ella solo quería ser tuya, compenetrarse y complementarse, pero cuidado, porque aunque ella tenga demasiados sentimientos hacia a ti, si no la valoras y pones el esfuerzo que ella igualmente da, las vas a perder.

La pierdes cada vez que te alejas de ella cuando ella lo único que hace es elegirte a ti cada día. La pierdes poco a poco cuando la haces pensar demasiado porque le siembras semillas de duda en el corazón y contra eso ya no podrás mantenerla a tu lado.

La pierdes una vez que decides mentirle y jugar con sus emociones. Ella solo quiere ser tuya, pero si te niegas a comprometerte y a entregarle tu corazón, la pierdes.

Ella se va alejando cada vez que la dejas sitiándose vacía cuando se da cuenta que la usas solo para tus propias necesidades egoístas. La dañas emocionalmente y ella no se va a quedar a que lo sigas haciendo.

Pierdes a esta mujer cuando te separas y vuelves como si nada hubiese pasado, como si no le hubieses roto el corazón en mil pedazos. Ella no es un objeto que puedas usar solo cuando quieras y necesites.

La pierdes cada vez que levantas la voz y la ofendes, cada vez que deja salir una lágrima por tu culpa. La pierdes justo en el momento que empiezas a jugar con ella, cuando ignoras sus llamadas o mensajes de texto solo para poner a prueba su paciencia y querer manipularla.

A ella no la va enamorar esos juegos de frío y caliente, donde solo te acercas para luego dejarla sola. La pierdes si actúas como si te gustara pero no te interesa comprometerte de forma real. La pierdes para siempre cuando la dejas luchar sola por su relación.

Ella se aleja cuando las dulces palabras que le dices no coinciden con tus acciones. 

Pierdes a la mujer que quiere estar contigo y entregarte todo de sí cuando no la tratas como merece y le das la oportunidad a alguien más de tratarla muchísimo mejor. Pierdes a esa mujer maravillosa y entregada a ti cuando dejas de responder a sus llamadas y la dejas con la duda de dónde estás y si aún la amas.

Y una vez que ella decide que todo entre ambos se ha terminado, puedas estar seguro que la has perdido para siempre. Porque cuando ella toma la decisión, no da ni un paso atrás.

La perdiste cuando ya no le diste razones para quedarse.

Y justo en ese momento que te das cuenta que la perdiste es que te golpeará en la cara el hecho de lo mucho que ella significó para ti. Pero déjame decirte que para entonces, será demasiado tarde para demostrarle lo que antes ni intestaste hacer.

Si algo está afectando tus sentimientos y emociones y necesitas consultar con alguien tus decisiones, te invito a acceder a Foro Mujer Amor y contar lo que estás atravesando para encontrar las respuestas que pueden calmar a tu corazón agitado y a tu mente preocupada.