Manny Pacquiao es un reconocido boxeador que ha tenido grandes episodios que han marcado su paso en el deporte. Luego de obtener millones de dólares por su famosa pelea contra Floyd Mayweather, en vez de derrocharlos decidió gastarse una gran parte de sus ganancias en proveer a 1.000 familias humildes de su ciudad natal con un nuevo hogar donde seguro mejorarían su calidad de vida.

El boxeador construyó 1.000 viviendas sin esperar nada a cambio, demostrando que ser un atleta de clase mundial y un político filipino es solo lo que hace, porque quién él es va mucho más allá. Se convirtió en un activista pasivo al pagar por la construcción de 1.000 viviendas que serían el hogar de familias pobres y necesitadas que por su situación jamás podrían costearse su propia casa.

En la noticia que publicó en Facebook sobre sus acciones agregó:

“Estoy muy feliz de dar estas casas gratis para mis constituyentes en la provincia de Sarangani, pagadas de mi propio bolsillo a más de mil familias que serán los beneficiarios”.

Manny alega haberse sentido inspirado por esas familias y fue lo que lo motivó; y aunque perdió la pelea frente a Floyd Mayweather aún ganó millones de dólares, pues fue “la pelea del siglo”, así que su humanidad le hizo sentir que debía retribuirlo de alguna forma, y así lo hizo.

Manny también comentó:

“Como fieles mayordomos de la gracia de Dios en sus diversas formas, cada uno de ustedes debe usar el don que ha recibido para servir a otros. Todavía estoy construyendo más porque siempre me creo lo que la Biblia dice de ofrecer hospitalidad a los otros sin quejarse”.

Para algunos este fue solo un acto compasivo atado a una maniobra política bien calculada. Sin embargo, el hecho de que 1.000 familias se hayan podido beneficiar de sus acciones no es un mal resultado de tal estrategia, si así lo fuera. Gracias a su generosidad ahora tienen un techo propio donde se pueden refugiar.

¿Qué opinas tú sobre las acciones de este famoso boxeador?