El Dr. Paul Kelley, científico de la Universidad de Oxford, hizo un importante descubrimiento que seguro afecta a la mayoría de las personas. Examinó formas de tortura contemporáneas y descubrió que levantarse temprano para ir a trabar y empezar la jornada antes de las 10 am es la tortura más común de todas.

Él explica que todas las personas tienen su propio reloj biológico conocido como Ritmo Circadiano que indica al cuerpo cuándo despertar, cuando estar más activo, entre muchas actividades fisiológicas. La programación de este reloj está programada y no se puede cambiar, por lo que, al obligarse a despertar todos los días antes de que los órganos y el cerebro estén listos puede traer efectos adversos a la salud.

El Dr. Kelley cree que la falta de sueño es un problema que afecta a personas de todo el mundo. Por ejemplo, iniciar el trabajo antes de las 10 de la mañana puede causar falta de sueño y estrés emocional y físico, conllevando inevitablemente a mayores riesgos de salud peligrosos.

Hizo una prueba sobre su teoría en una escuela en Gran Bretaña donde cambió la hora de inicio de las lecciones de 8:30 a 10:00 am a horas por encima. Descubrió que después de cierto tiempo, el nivel de asistencia y la productividad en general mejoraron bastante y se reflejó en las calificaciones de los alumnos.

“Está dañando enormemente los sistemas del cuerpo porque está afectando física y emocionalmente y el rendimiento en general del cuerpo…”

¿Entonces, por qué seguimos torturándonos?

El horario de trabajo de 8 horas al día fue introducido a principios del siglo 20 para maximizar la productividad de las fábricas. En ese momento no se consideró el reloj del cuerpo humano que de forma natural trata de coordinarse con la luz del sol y no con el horario que impongan los jefes. Desafortunadamente, las masas siguen atadas a este antiguo sistema sin pensar en lo que el cuerpo humano desea naturalmente.

Dormir suficiente implica no más personas intoxicadas de exceso de trabajo, de cansancio y de falta de energía. Solo piensa además en los gastos adicionales de los trabajos que inician a horas muy tempranas del día como el café… En Estados Unidos, el ciudadano promedio toma 3 tazas al día de café para mantenerse despierto desde temprano, lo que significa que 40 millones de dólares al año se gastan solo en café en ese país.

Cuando escuchas tu cuerpo y te despiertas de forma natural, el trabajo es mucho más productivo y enfocado. En general todos serían más felices.

¿Qué opinas tú de esta información?