Asimilar el hecho de que tu pareja decidió dar por terminada su relación amorosa no es cosa fácil. Ni siquiera si ya sabías que estaba un poco quebrada. A veces seguimos intentando repararla, no perdemos el ímpetu y las esperanzas y de pronto, tu contraparte dice, no más.

A veces, ni siquiera te lo esperas, sientes como si te arrancaran una parte de ti sin avisarte previamente y sin anestesia. Es como si te echaran un balde de agua fría, porque tú luchas pero esa persona te dice que quiere iniciar una nueva vida. Tienes en tu mente expectativas y sueños que los incluyen a ambos. Decides unirte para toda la vida, pero ahora te rompe el alma tener que aceptar que todo el futuro que tenías planeado y soñado ya no será posible.

No hay duda que entre las cosas más difíciles en asuntos del corazón está aceptar que la persona que uno ama ya no quiere estar a nuestro lado. Escuchar de su boca que ya no nos ama, que aunque nosotros tengamos muchísimo amor para darle, ya no quiere seguir compartiendo su tiempo con uno.

Bajo esas circunstancias es imperativo aceptar la realidad de que ya no te quiere. Es fácil de decir por supuesto, pero ¿cómo lo logras? ¿Cómo consigues aceptar y superar que tu pareja ya no te quiere? ¿Crees que sea correcto rogar hasta tener una respuesta positiva y que quiera estar devuelta contigo? ¿Crees que sea sano? ¿O es mucho más sabio solo respetar su decisión, recuperar tu dignidad y enfocarte en sanar la herida que esa situación te ha dejado?

Carlos Sosa, psicólogo, enfatiza que lo primero que debemos tomar en cuenta cuando esto nos sucede es que cuando nos dicen NO, es no. Cuando alguien se desenamora, es un hecho que lo hace. Además, nos recuerda que el amor no es algo que puedas programar con un botón. No puedes controlar los sentimientos de los demás. Si el sentimiento no existe, no existe y debemos partir de allí para aceptarlo.

Pero ser conscientes de esa verdad no siempre nos ayuda a sentirnos mejor ante la pérdida. Duele porque se trata de un golpe directo a la autoestima. Es el dolor ante el rechazo de quien ha dejado de amarte, y esa es una verdad hiriente. Sosa explica que es doloroso porque nos cuesta aceptar que no hay forma de retener a esa persona a nuestro lado, para que nos vuelva a querer y la relación dure más.

Por otro lado, lo que ayuda a superar ese golpe depende de cuán fuerte fue la embestida. Si tu autoestima es sólida y muy fuerte, puede que te duela al principio, porque de cualquier forma somos seres humanos con la capacidad de sentir, pero lo puedes superar mucho más rápido que alguien con una autoestima débil.

Si usabas a esa persona que ha decidido marcharse para fortalecer tu ego, es decir, que creas dependencia, será mucho más difícil superar la ruptura; y hasta podrías necesitar la intervención de un profesional para poder sanar. La falta de estímulo afectivo puede ser la fundación de una crisis emocional intensa.

A veces, esa crisis es tan intensa que puede despertar sentimientos suicidas o hacer adoptar hábitos de uso de drogas para mitigar el dolor. La persona que sufre la pérdida de su pareja puede entrar en una etapa de negación y creer que su pareja solo está confundida. Surgen frases como “eso no es cierto” o “él o ella va a cambiar” e interrogantes como “¿en qué fallé?”. Y cuando hay un tercer involucrado puede ser peor pues muchos cometen el error de investigar con quien fue infiel su pareja y acosarlo. Es algo realmente espantoso que pone a las personas en un nivel muy bajo.

Aunque duela, lo primero es tener claro que si tu pareja ya no está contigo, es porque así lo quiere. Y esa aceptación debe sobrepasar tus deseos, ilusiones y sufrimiento.

Errores comunes que debes evitar

  • No aceptar la realidad y entrar en un bucle de negación. Así como buscar alternativas para pretender que nada sucede.
  • Adoptar represalias en contra de tu pareja a modo de castigo. Eso a futuro se volverá en tu contra.
  • Desacreditar a tu pareja, hablar mal de él o ella. El problema es entre ambos, no entre tú y el mundo.
  • Ponerte hostil y adoptar actitudes tóxicas como ir a su lugar de trabajo e iniciar un escándalo.
  • Usar a los hijos de la relación para manipular.

Señales de que tu pareja va a romper la relación

  • Ya no muestra el mismo interés por las actividades de pareja.
  • Prefiere pasar más tiempo fuera de casa.
  • Con frecuencia te da excusas para no compartir actividades en común.
  • Ya no es frecuente en la intimidad.

¿Cómo superarlo?

  • Fortalece tu ego para tener más fuerza y manejar sanamente la situación. Debes valorar tanto a tu pareja como a ti como personas. Darte el lugar que mereces como ser humano.
  • No te tortures. Debes entender que las personas a veces dejan de sentir amor y no tiene que ser por tu culpa.
  • Trata de tener un diálogo franco y espontáneo. No analices demasiado las circunstancias.
  • Considera buscar ayuda profesional si se te hace muy difícil sanar esa herida.
  • Entiende que el amor no es un sentimiento que puedas forzar.
  • Aunque sientas tristeza, ten claro que debes seguir adelante con tu vida.
  • Comprende que hay vida más allá de una relación. Que puedes conocer personas nuevas y tener aventuras grandiosas.
  • Busca un grupo de apoyo para sentir comprensión sin que te juzguen.
  • Distrae tu mente. Ocúpate en cosas que sean divertidas o que te hagan pensar y trabajar como aprender algo nuevo.
  • Recuerda siempre amarte y respetarte antes que nada. No te humilles.