Si tienes alguna mascota, probablemente le hablas como si de una persona se tratara, tal vez, incluso le hables a tus plantas. Pues no debes de preocuparte por ello, no estás loca, es algo muy normal.

La ciencia revela que el hecho de hablar a los animales y plantas no tiene nada de malo. Ésto, según dicen, se basa en el antropomorfismo, es decir, la atribución de cualidades humanas a animales, objetos o fenómenos naturales y, al parecer, hablar a tus mascotas o tus plantas es un signo de inteligencia.

Los únicos que poseen esa cualidad, son los seres humanos y es algo que se hace con muchísima frecuencia. Y es que, todo el mundo, ha puesto alguna vez un nombre a un muñeco, a un coche, o a cualquier otro objeto, y eso se debe a la forma en la que funciona la mente humana.

Esto es algo que empieza cuando se es tan solo un niño y ayuda a que la imaginación se desarrolle. Es por eso, que no es bueno burlarse de un niño que habla con su mascota o con sus juguetes, a los que atribuye cualidades humanas, porque es algo muy normal en la naturaleza humana.

Cuando hablas y atribuyes cualidades humanas a tu mascota o a algún objeto, tu mente empieza a procesar cuáles serían las respuestas y eso, muestra la gran capacidad cerebral que tiene el ser humano.

Ahora ya sabes que no debes reírte de nadie que hable con su mascota o plantas o, si eres tú quien habla con su mascota, no deben reírse de ti pues, según estudios psicológicos esto no es sino otra forma de meditar y mantener la mente ocupada y ordenada.

Y tú, ¿eres de esas personas que hablan constantemente a su mascota y/o plantas?