Cuando murió de verdad el amor con él…


“Me quería como a nadie, lo amaba como a ninguno; hacía lo que fuera por mí, y yo por él dejaba todo a un lado para hacerlo sonreír. No había duda, nos amábamos de formas que nadie podría. Aun así nunca pudimos estar juntos.

El amor no siempre es suficiente, no siempre te gustará todo sobre una persona, y si no aprendes a vivir con lo que no te gusta de ella, la relación se rompe. Es frustrante pero es la realidad.

Y el amor era tan grande que lo intentamos una y otra vez, nos alejábamos decepcionados pero nos ilusionábamos con el tiempo en empezar de nuevo. Después de tantas veces aunque nos amábamos tanto, simplemente ya no podíamos estar.

El amor no es suficiente.”

Son muchas las veces donde el amor verdadero no va a triunfar, y no por circunstancias ajenas como la familia, el dinero, condición social o la distancia. No, a veces el amor verdadero no va a triunfar porque para que una relación sea exitosa hace falta mucho más; por lo tanto, el amor no es suficiente.

¿Entras tú en esas estadísticas? ¿Has amado tan profundamente y recibido el mismo sentimiento pero con el tiempo las chispas eran más explosivas que festivas?

El amor no es solo un sentimiento, el amor es un vínculo que se debe trabajar para fortalecerlo. Ese amor puede ser el inicio de algo hermoso pero si no se fomenta, pronto se desvanece. El amor intenso, que nos roba la cordura, es el que esperamos tener por toda la vida pero puede perderse si no aportamos a mucho más que amor: aceptación, paciencia, comprensión.

No siempre nos debe gustar cada aspecto de una persona, es más improbable en realidad. Siempre habrá un rasgo, una actitud, un comportamiento, una reacción que nos hará cuestionarnos sobre ese amor. Y si no sabes sobrellevar esas pequeñas cosas que no te agradan de quien tanto amas, entonces el vínculo se rompe.

Y esa ruptura es realmente dolorosa pues se trata de frustración, el no poder estar con alguien que resulte ser el amor de tu vida porque él o ella no pueda cambiar algo que no puedes tolerar. El amor puede ser así, te hierve en las entrañas porque es un amor que no puedes tener. Te duele, te mata, pero sabes que no puedes estar con esa persona, y definitivamente esa persona también lo sabe.

Pero entonces vienen las miradas, los encuentros repentinos, las fotos que traen recuerdos y entonces esa llamarada de amor que nunca podrás apagar toma más fuerza. Lo buscas, te busca, se buscan. Es inevitable, como también es inevitable que se vuelvan a separar. Y en cada encuentro se recuerdan por qué no pueden estar juntos aunque se amen tanto.

La vida es un torbellino de pasiones. Las cosas no acontecen como en los mejores de los cuentos, la vida da sorpresas más vigorosas como tristezas más profundas y duraderas. El amor lo deseamos todos aunque nos quiebre hasta los cimientos. Así somos, masoquistas, amantes de las emociones que nos produce el amor aun si son emociones dolorosas.

Tal vez la experiencia te ayuda a sobrellevar ese amor que no puedes tener; sin embargo, no muchos superan ese amor y aun cuando aprenden a querer y valorar a otra persona, aquel amor imposible permanece latente hasta el final.

Fuente: Las Emociones de Osmary