Él aúlla misteriosamente junto a una tormenta y pone la piel erizada con su voz


¿Alguna vez acampaste en el bosque y escuchaste algún aullido? Si lo has escuchado sabes que es uno de los pocos sonidos más particulares y estremecedores que encontramos en el reino animal.

En el vídeo que verás a continuación oirás a un lobo. Su aullido es tan particular y la tormenta de fondo es tan impactante que se nos pone la piel de gallina al oírla. En principio vemos al lobo dentro de su cueva y apreciamos su forma similar al perro. Sin embargo poco a poco nos sobrecogemos por su intenso sonido y por su agudo gemido.

El aullido de los lobos es un medio de comunicación que ellos utilizan con diversos fines. Puede ser un sonido de advertencia, en el caso que hubiera algún peligro que amenace a la manada, también para revelar su ubicación a sus compañeros o bien para atraer parejas y reproducirse. Incluso el tono del aullido, más grave o más agudo revela el rango jerárquico de los lobos dentro de la manada.

Hay una innumerable cantidad de películas, cuentos y novelas que utilizan la figura del lobo como símbolo de misterio y suspenso. Mas si este se encuentra aullando hacia la luna. Es un antepasado del perro y es uno de los mamíferos que más tiempo han vivido en la tierra. Son sumamente inteligentes y viven siempre en manadas.

Si has ido de campamento o planeas hacerlo es probable que escuches una sinfonía de sonidos diferentes. Pero ninguno se compara a escuchar un lobo aullar. Por lo general suelen hacerlo cerca de la madrugada o bien entrada la noche. Se los puede escuchar a kilómetros de distancia, esto nos da una garantía de que no están cerca de nuestro campamento.

Sea como fuere estos asombrosos animales nos enseñan una lección de compañerismo, buena comunicación y un toque de tenebrosidad por lo místico de su sonido. Son animales bellísimos, aunque no quisiéramos tenerlo frente a frente, ¿verdad?

Esperamos que disfrutes el vídeo, sube el volumen y prepárate para uno de los mejores sonidos del reino animal. Comparte si lo disfrutas, tanto como nosotros.

Fuente: Erizo Villas