El dolor de estar enamorada de alguien con quien nunca podrás estar


Es raro que solo una cosa pueda generar tantos sentimientos encontrados, pero he allí la esencia del amor, lo que lo hace tan vívido, tan hermoso. Se trata de lo más cercano a la perfección que existe en la vida, pues abarca fácilmente lo bueno, lo malo, lo bello y lo feo. Es lo más cercano a lo que toda la humanidad ha deseado ser parte.

Cuando se piensa en el amor, viene a la mente felicidad, el comienzo de algo hermoso, de respirar y sentir la vida en realidad. Sin embargo, hay un tipo de amor que puede hacerte ver todo lo opuesto, lo oscuro y triste que también es. Ese es el amor que no puedes tener ni vivir, el amor que uno desarrolla hacia alguien que nunca puede tener y definitivamente nunca tendrá.

Este amor es del tipo que no indica el inicio de algo hermoso sino del final de algo que podría haber sido hermoso pero nunca evolucionará más allá de la fantasía, del ¿y sí…? Contrario a lo que se cree el verdadero amor no siempre termina felizmente. No siempre se consigue la unión de esas dos personas que se aman en una vida misma.

A veces el amor resulta en la separación, la distancia entre dos personas que se aman demasiado. Pues puedes amar con toda tu alma a alguien más y nunca tener siquiera la oportunidad de estar con esa persona. Y lo que es peor, puedes saber que lo amas sabiendo también que no hay posibilidad alguna de que estén juntos.

Algunas personas no pueden y en definitiva nunca terminarán juntas, aunque se amen muchísimo. Es una triste realidad pero realidad antes que nada.

La razón es que el amor no es suficiente para unir a dos personas. ¡No lo es! Te engañaron, los cuentos de hadas y las historias de fantasía donde el amor soluciona todo, era mentira. El amor no es suficiente porque el amor no es algo racional.

Tristemente vivimos en un mundo donde todo funciona de acuerdo a lo racional y si bien el amor es un factor irracional se puede lograr que funcione por cierto tiempo, pero el mundo real siempre te alcanza y las ilusiones irracionales se disipan rápidamente. Y es cuando decidimos quedarnos con la realidad y señores, la realidad no razona como lo hacen los amantes enamorados.

La realidad detiene al amor, no permite que se una a otro amor

Factores como los trabajos diferentes, hábitos o creencias no compartidas, alejan al amor. Hacen que sea imposible cohabitar con quien se ama. No existe en realidad alguien por allí que ame cada detalle, cada pequeña cosa de ti. Hay ciertas cosas únicas en ti que simplemente no aman pero lo aceptan por amor pero hay quienes tienen hábitos, tendencias y hasta patrones de pensamiento que hacen que la compatibilidad se anule.

Los dos pueden amarse profundamente pero el amor no es racional, para estar en una relación deben comprometerse por completo en tratarse el uno al otro aceptando la esencia de cada uno, porque no vas a amar todo lo relacionado con quien estas, pero tienes que estar segura que te gusta lo suficiente para vivir con toda la parte que no amas.

Es por ello que a veces el amor no es suficiente, la relación no funciona, independientemente de lo que las emociones te digan. Y es frustrante, es doloroso, amar tanto a esa persona, sentir tanto por ella pero que cierto comportamiento no te permita estar a su lado.

También hay factores emocionales que además de sentir amor se deben superar para seguir conviviendo y es necesario perdonar y olvidar.

A causa de que el amor es una emoción tan intensa nos puede llevar a tomar malas decisiones, perjudiciales para quien amamos como las mentiras. Cuando hablamos de amor, el pasado, quieras o no, te puede perseguir. Al pasar de una relación a otra se acumulan las malas experiencias.

A los amantes con diferencias les cuesta trabajar juntos en ello y por eso tienden a separarse y juntarse repetidas veces creyendo que intentándolo una vez más lo van a conseguir, porque se aman y no quieren estar separados.

Cuando el amor cicatriza, duele profundamente. Y el dolor no se olvida fácilmente. Si lastimas a la mujer que amas demasiado, no volverá a ti. Y como la amas demasiado no la harías volver ni que te lo pidiera porque sabes que ya no pueden estar juntos aunque el amor sea gigante.

Ni siquiera se confía en uno mismo en no volver a hacer daño. Las relaciones se basan en la confianza y cuando hay tantas diferencias se va destruyendo poco a poco. Así que ambos terminarán con golpes que nunca curarán por completo y es algo con lo que tendrás que vivir, ¿por qué?

Porque no tienes más opciones. Solo deseas encontrar a alguien más a quien amar, que te haga ya no pensar en ese amor con el que no puedes estar, y dejar de preocuparte por su felicidad y pensar más en la tuya.

Y ese es el lado oscuro del amor, del que mucho hemos sido parte y siempre será parte de nosotros mismos. Esperar que alguien te ayude a olvidar el gran amor que no puedes tener sabiendo que también te ama.