El primer humano paralizado, tratado con células madre, ha recuperado el movimiento de la parte superior de su cuerpo


Son innumerables los casos de condiciones degenerativas que llevan a las personas a la inmovilidad total, aunque también, y mucho más impactante, están esos casos donde las personas quedan paralizadas por completo de un momento a otro después de un accidente de tráfico u otro tipo de accidente. En cualquier caso es muy triste verse a uno mismo afectado tan severamente.

Imagínate perder el control del automóvil cuando vas a casa y cuando recuperas el conocimiento, darte cuenta que no puedes sentir nada del cuello hacia abajo. Una experiencia terrible que puede dejar en shock a quien sea y en un estado altamente depresivo.

Hoy te contamos un caso asombroso e inspirador. Se trata de la historia de Kristopher Boesen, quien su vida dio un giro drástico después de que el auto en el que iba se resbalara en una carretera y chocara contra un poste con árboles y lámparas. Los médicos advirtieron a sus padres que nunca podría volver a mover sus extremidades ni sentir nada de su cuello hacia abajo.

Nuevo procedimiento con células madre

A pesar de la condición permanente decretada por los médicos, a Kris se le ofreció la oportunidad de pasar un por un procedimiento que de ser exitoso, podría cambiar radicalmente su vida. Este procedimiento involucraba el uso de células madre que, de acuerdo al Instituto Nacional de Salud, “tienen la capacidad de reparar el tejido nervioso lesionado mediante el reemplazo de las células dañadas”.

El procedimiento era experimental, así que no garantizaba la restauración de la parálisis de Kris, pero para él, cualquier intento valía la pena.

El proceso dio inicio en abril. El Dr. Charles Liu, director del Centro de Restauración Neurológica de la USC, inyectó 10 millones de células AST-OPC1 directamente en la médula espinal cervical de Kris. El Dr. Liu explicó:

“Por lo general, los pacientes con lesión de la médula espinal se someten a una cirugía que estabiliza la columna vertebral, pero hace muy poco para restaurar la función motora o sensorial. Con este estudio, estamos probando un procedimiento que puede mejorar la función neurológica, lo que podría significar la diferencia entre estar paralizado permanentemente y poder usar los brazos y las manos. Restaurar ese nivel de función podría mejorar significativamente la vida diaria de pacientes con lesiones espinales graves.”

Los resultados impresionantes

Después de solo 3 semanas de terapia, Kris empezó a mostrar signos de mejoría y en solo 2 meses fue capaz de levantar el teléfono para contestar una llamada, escribir su nombre y operar libremente una silla de ruedas. Recuperó significativamente algunas de sus funciones motoras. Fueron dos niveles de acordes espinales las que hicieron una gran diferencia en sus habilidades de movimiento. Además, Kris recuperó su aspecto increíblemente gracias a la independencia que esa mejoría le brindaba.

El mismo Kris dijo: “Todo lo que quería desde el principio era una oportunidad de pelear… pero si hay una oportunidad para que camine de nuevo, ¡entonces sí! Quiero hacer todo lo posible para lograrlo”.

El futuro

Aunque claramente los médicos no pueden hacer promesas sobre la condición de Kris, sí pueden seguir dando su mayor esfuerzo para continuar experimentando con la investigación con células madre y tratar de mejorar la probabilidad de recuperarse completamente de la parálisis.

Ya han dado grandes pasos hacia las posibilidades futuras. El Dr. Liu y su equipo en USC están decididos a seguir investigando las células madre; estas tienen muchas formas de uso además de tratar la parálisis. Desde la enfermedad de Parkinson, diabetes y hasta cáncer.

Una vez más los avance de la ciencia y la medicina nos sorprende con algo maravilloso.