Si en el pueblo o ciudad donde vives experimentas temperaturas bajas que a veces sientes que te congelas, ni siquiera podrías imaginar la sensación que tienen constantemente los habitantes de Oymyakon. Se trata de un pequeño pueblo de Siberia que se considera el lugar habitado más frío del planeta donde las temperaturas normales rozan los -50°C.

Recientemente el pueblo tuvo una oleada de frío dentro de su frío natural, alcanzando un récord de -62°C. ¿Crees que sea mucho frío para ti?

Bueno, seguro no cualquiera puede vivir allí, pero para las personas que han vivido toda su vida allí las temperaturas bajas son totalmente normales. Y en estos días las temperaturas han conseguido que las cejas y pestañas de las personas se hielen con solo pasar unos minutos en el exterior.

La temperatura llegó a los -62°C, el punto más bajo del termómetro oficial de la estación meteorológica, haciendo que se rompiera y dejara de funcionar pues se cree que la temperatura siguió bajando hasta los -68°C. En 1993 ocurrió algo similar, los termómetros marcaron un increíble -67,7°C, el número más bajo registrado en el hemisferio norte.

Así que en esta oportunidad se hizo una nueva marca y las siguientes imágenes muestran un poco de la vida diaria de los habitantes en estas condiciones extremas.

Este es el pueblo más frío del planeta.

Los termómetros se dañaron por llegar tan bajo…

Los alimentos en el mercado no tienen que ponerse a congelar, se congelar al aire libre.

Los turistas son los más temerarios…

Esta foto no necesitó de retoques para verse mágica.

En los siguientes vídeos verás un poco sobre la vida de los habitantes en el lugar más frío del planeta. ¿Te irías a vivir allí?