Este es el lenguaje que usa un narcisista para manipular y traumatizar a sus víctimas


¿Conoces a un narcisista? Como ese amante carismático y amoroso pero que nada más sabe hablar de sí mismo para alabarse. ¿No has caído de rodillas delante de uno de estos personajes engañadores y encantadores? Probablemente sí, aunque quieras negarlo, porque es que los narcisistas son personas ingeniosas y manipuladoras que de una u otra forma logran sacar ventaja de quien sea.

Un narcisista puede hacerte sentir tan adorado que sientes que has llegado a la cima del mundo cuando, en realidad, te está convierto en su juguete, en un peón más en su gran tablero de ajedrez para conseguir lo que quiere. Te hace un esclavo de su gran ego manipulador. Te conviertes en una víctima más.

Los narcisistas saben cómo escoger a sus víctimas. Lo sienten, como si alguna forma de sentimiento se los indicara, y lo hacen con sumo cuidado, alguien que no tenga los mismos rasgos que ellos. Y ante su ataque, tú te vuelves una persona emocionalmente indefensa, sin valor. Te sientes sola, sin posible absolución. Sin escapatoria. Te traumatiza en verdad.

Estas criaturas manipuladoras son como vampiros que absorben tu sangre, te dejan una huella imborrable para toda la vida. Juegan contigo juegos mentales en los que usan un leguaje que solo ellos entienden.

Así es como puedes reconocer el lenguaje oculto de un narcisista manipulador:

El abuso suave

Esta actitud se presenta al inicio de la relación del narcisista con su víctima, cuando su presa no ha mostrado aun su verdadero rostro; la ataca con palabras suaves como “Puedes confiar en mí”. Hacen lo posible para ganar tu confianza, le dejas ver todos tus defectos, debilidades, dificultades y lo haces parte de los momentos felices y le cuentas de relaciones pasadas.

Una vez que le reveles todos tus secretos y la esencia de tu alma, usarán todo para provocarte y atacarte más tarde.

El mito del amor eterno

Te juran amor eterno sin temor. Te colman de miles de palabras dulces para envolverte. Cosas como “Eres lo mejor que me ha pasado”, “Te amaré hasta el final de mi vida”, “¡Nuestro amor es especial!”. Son frases que derriten cualquier corazón o lo rompen con mucha fuerza pues una vez convencida de ese amor, ellos se entusiasman más en su juego manipulador.

El juego de la confusión

Nunca dicen lo que realmente quieren decir, y tampoco quieren decir lo que dicen. Es que todo respecto a ellos es complicado. A un narcisista no le gusta que lo critiquen, nunca, por lo que siempre confunde a su víctima con frases como “Nunca dije eso”, “Eso no fue lo que quise decir”, o “Estaba bromeando”.

Así te envuelven y una vez que te confundes con sus verdaderas palabras e intenciones, no tienes idea de qué decir o hacer. Para entonces, un narcisista usa toda esa confusión a su favor para hacerse con poder sobre ti, porque su palabra siempre será la última.

Tus secretos, su arma más poderosa en tu contra

Aquí volvemos al principio, ¿recuerdas eso de que un narcisista se abre contigo para que sientas comodidad de hacer lo mismo? ¡Aquí es cuando te echan todo en cara! Sin piedad. Los narcisistas utilizan tus inseguridades y cicatrices del pasado en tu contra. Lo usan todo para ofenderte con cosas como “Es que estás muy necesitada” o “Eres demasiado sensible”. En resumen, no tienen empatía y no les afecta ni un poco tus sentimientos.

El arte oculto de los cumplidos

Nadie nunca te hará sentir tan bien como un narcisista puede hacerlo. Son maestros del elogio, tienes frases y alabanzas perfectas que te llevarán a la luna a pasear y de vuelta. Todos esos elogios son falsos, una gran mentira y un engaño.

“Me gusta cómo te ves esta noche pero ayer te veías maravillosa”. Nada cerca de la honestidad, hasta te critican de forma suave, sin que lo notes, y hace todo para sus propios fines.

El efecto del espejo

Cuando un narcisista hace algo mal, te culpará a ti porque así es más fácil zafarse del problema. “Deja de psicoanalizarme”, “¡Eres ridícula!”, frases así son las que escuchas a menudo de ellos. Al final comprendes que quien erró fue el narcisista y no tú.

Hasta la locura

Los narcisistas hacen todo para llevar a su víctima hasta la locura. Hacen que cuestiones tu propia realidad. Se convierten en tu ídolo y entonces todo lo que haces parece necesitar de su aprobación porque ellos “lo saben todo”.

Cuando ya tienen ese poder sobre ti, comienzan a acusarte: “Estás loca”, “Te lo estás inventando”.

Los narcisistas son psicópatas reales. Su comportamiento puede llevarte a la ansiedad, la depresión e incluso al interés de quitarte la vida. Reconócelo, busca ayuda y aléjate de ellos.

Si algo está afectando tus sentimientos y emociones y necesitas consultar con alguien tus decisiones, te invito a acceder a Foro Mujer Amor y contar lo que estás atravesando para encontrar las respuestas que pueden calmar a tu corazón agitado y a tu mente preocupada.