Bien decimos que el amor hace que soportemos cualquier cosa, ¿hasta esa carga de trabajo extra? Pues este estudio indica que sí. En general, los hombres representan un trabajo adicional para la mujer. Esto puede hacer que muchas mujeres que sueñan con casarse y vivir plenamente en una relación sientan un poco de recelo.

Si creías que al tener una pareja ibas a encontrar paz y tranquilidad después del estrés del trabajo, tal parece que no es así. En un estudio desarrollado por la Universidad de Michigan en Estados Unidos se revela que las mujeres casadas o que empiezan a vivir con su pareja pueden sumar hasta siete horas de trabajo extra a su jornada semanal. Pues sí, ¡siete horas! Lo que lleva a concluir que vivir bajo el mismo techo con un hombre puede cansarte en verdad.

En palabras de Frank Stafford, investigador del Instituto  de Análisis Social de la Universidad de Michigan: “Es un patrón muy conocido. Hay una reasignación de las labores en el matrimonio, donde los hombres tienden a trabajar más fuera de casa mientras que las mujeres ejercen más labores domésticas. Y esta situación es peor para las mujeres que trabajan.”

Esta conclusión no se aplica por supuesto a todas las parejas pero bien es cierto que los hombres esperan que las mujeres ejerzan ciertas labores en el hogar, aun si ellas trabajan también.

En este estudio analizaron una base de datos que va desde 1968 hasta el año 2005 sobre el empleo en Estados Unidos. Evaluaron el tiempo que tardaban tanto hombres como mujeres haciendo labores domésticas como cocinar, limpiar, planchar, entre otras cosas.

Entonces, empezaron a descubrir que las mujeres jóvenes y solteras gastaban mucho menos tiempo en esas tareas mientras que las casadas doblaban la cantidad de horas. Cosas que se incrementa todavía más cuando las familias van creciendo.

Algo curioso que dedujeron en el estudio es que en el año 1976 los números fueron mucho más grandes debido a que las mujeres trabajaban en promedio 26 horas a la semana adicionales solo en labores domésticas.

Por supuesto, hace décadas socialmente las mujeres tenían la tarea de atender siempre a su esposo sin importar qué más tuvieran que hacer. Era su deber. Pero las voces de las mujeres suenan cada vez más alto y la igualdad de género toma cada vez más espacio, así que ahora es bastante usual ver parejas que comparten todas las tareas del hogar y el cuidado y educación de los hijos.

¿Sigues anhelando casarte o ya dejaste claro a tu pareja que entre dos se hace mucho más rápido todo?