Hombre de 92 años llama la policía y denuncia un robo – Cuando llegan se encuentran una angustiosa situación


Las personas mayores que han quedado solas, sin familia que los cuide, tienden a tener muchos incidentes o situaciones difíciles. Cosa que es en verdad triste. En esta historia algunos oficiales de policía junto con miembros de la comunidad tuvieron que reunirse para atender la solicitud de Louis C. Hicks, un veterano de 92 años de edad de la segunda Guerra Mundial que reside en Austin, Texas.

Personas como Louis tienen un enemigo en común, la inflación. Pues ellos viven de una pensión o cheque de retiro de la seguridad social que nunca es suficiente para cubrir al menos los gastos básicos que le permitan una vida digna.

Recientemente, este veterano de guerra terminó dependiendo de su estufa para poder mantenerse en calor durante el episodio glacial que golpeó hace poco a los estados Unidos.

Cuando el Sr. Hicks notó que no estaban algunas herramientas de su cobertizo, llamó a la policía para denunciar el robo, él que tenía tan poco y le quitaban sus cosas, no dudó en llamarlos. Cuando los oficiales llegaron a su casa, encontraron que el hombre usaba la estufa de gas para mantenerse caliente y esto no los dejó indiferente.

Chastity Salazar, una de las oficiales que atendió al llamado, analizó la escena para hacer un informe policial de lo que había sucedido. Ella le dijo al hombre que volvería poco después, y así fue, pero no para hacer seguimiento sobre el robo de las herramientas. Ella le llevó al Sr. Hicks un calentador nuevo, totalmente gratis.

Cuando se dio cuenta que este pobre hombre no tenía calefacción, les informó a sus colegas y todos contribuyeron para adquirir el calentador nuevo.

La oficial comentó en entrevista: “Eso es lo que hacemos como oficiales de policía. Me di cuenta que estaba usando el horno. Sé que eso no es seguro, pues el gas tiene que estar encendido”.

Al final, aquel robo trajo sus consecuencias positivas pues ya no tuvo que depender de la estufa para estar cómodo, los policías le brindaron ayuda más allá del problema por el que había llamado. Tampoco se espera que los policías hagan eso, así que todo se desarrolló de forma maravillosa.

Ni Salazar ni sus compañeros tenían la obligación de hacer eso. Lo hicieron porque albergan generosidad y sentido de protección en sus corazones. Sin duda, son un ejemplo y dignos de admiración. Ahora Louis se mantiene en calor de forma más segura.

Él mismo comentó: “Hay tantas cosas que he estado tratando de hacer desde los años 40. He estado pidiendo ayuda y ahora acaba de llegar. Dios es bueno”.

Mira escenas de la inspiradora noticia (el vídeo puede calentar mucho tu corazón así como ese nuevo calentador lo mantiene a él a salvo):

¿Qué te ha parecido la acción de estos policías? Así deberían ser todos.