Si hay algo seguro en esta vida es que tu mascota es tu amigo más incondicional. Tener una mascota es conocer un lado de la vida que no muchos tienen el placer de experimentar. La conexión que se forma es tan fuerte que terminas amándolo como si fuera un miembro más de tu familia, uno demasiado especial que de llegarlo a perder sería un dolor irreparable.

El vínculo entre un ser un humano y una mascota puede incluso hacernos sentir mejor ante un enfermedad. Es la amalgama a nuestros problemas, lo que nos hace sonreír en momentos difíciles, nos hace ver una perspectiva diferente de las cosas facilitándonos la forma en que abordamos los problemas. Una mascota es un ser increíble, que siempre está para animarte, que percibe tus emociones y actúa frente a ellas.

Así que, ¿por qué no viajar con tu mascota? ¿Por qué no darte el placer de conocer lugares y experimentar nuevas vivencias al lado de ese ser especial para ti, tu mascota? Quizá viajar con tu perro o con tu gato sea lo último que se te ocurra hacer porque planeas muchas actividades a las que no podrías asistir con tu mascota. Pero ese no fue el caso de Rich East. Este hombre adora tanto a su hermosa gata que renunció a su trabajo, vendió sus pertenencias para poder costearse un viaje al lado de esa mascota especial, su gata Willow.

Rich y Willow ya han disfrutado de vistas espectaculares de Australia por dos años y medio.

Este chico despertó un día con la idea de dejarlo todo, vender sus cosas y emprender un viaje en que podría encontrarse consigo mismo, conocer nuevos lugares y conectarse con la naturaleza. Resulta, que Willow es un gato de rescate, y ya ha recorrido más de 50 mil kilómetros por todo el país. Han hecho una caravana desde que Rich dejó su casa en Hobart, Tasmania.

Tiene un espacio acogedor en su camioneta para que su gato esté siempre cómodo y no se fatigue en sus viajes.

Son un dúo muy carismático que ya han llegado hasta el sur de Australia juntos. Este gato ha visitado 6 estados y dos territorios amplios de Australia. ¿Cuántas mascotas podrían jactarse de eso? Juntos navegaron por la Gran Barrera de Coral y acamparon en las montañas de Burketown, Queensland y el territorio del Norte.

Algunos le criticaron por hacer ese viaje con su gata. Pero todo les ha salido de maravilla, Willow no se queja de sus viajes, por el contrario son bastante placenteros para ella porque siempre tiene nuevos lugares que explorar y los gatos son muy curiosos. Además, ella lleva un rastreador que le permite a Rich estar siempre pendiente de dónde está. Ella lleva su collar y disfruta del tiempo en los campamentos.

¿Te gustaría tener una aventura así con tu mascota?