Iglesia en San Francisco abre sus puertas para que las personas sin hogar duerman toda la noche


Esto no es algo nuevo, no se trata de una noticia de última hora, pero es necesario resaltar que todos podemos aportar un poco para ayudar a personas que lo necesiten. Hace 15 años que la iglesia de San Bonifacio en San Francisco, Estados Unidos, abrió sus puertas a toda persona sin techo que necesitara refugio en las noches.

Se trata del Proyecto Gubbio de 2004, iniciado por el padre Louis Vitale de la Iglesia junto con la activista comunitaria Shelly Roder. Desde entonces, cientos de personas llegan a diario para dormir en los bancos de madera con mantas que les proveen el personal que colabora.

En el sitio web del Proyecto Gubbio informan:

“No se hacen preguntas cuando nuestros invitados entran a las iglesias; en un esfuerzo por eliminar todas las barreras de entrada, no hay hojas de registro ni formularios de admisión. Nunca nadie ha sido rechazado. Todos son bienvenidos, respetados y tratados con dignidad.”

Y aunque ahora al menos dos tercios de la infraestructura de la iglesia están reservados para este proyecto, en el día sigue estando abierta para los fieles locales que deseen acudir a ella.

Representante de Gubbio explica:

“Esto envía un mensaje poderoso a nuestros vecinos no amañados: en esencia, son parte de la comunidad, no deben ser expulsados ​​cuando los que tienen hogares vienen a adorar. También envía un mensaje a los asistentes a la misa: la comunidad incluye a los cansados, los pobres, los que tienen problemas de salud mental y los que están mojados, fríos y sucios.”

Toda persona que busca amparo en las noches a la iglesia es tratada con dignidad, son personas que sufren, que viven con preocupaciones por lo que no son tratados como prisioneros a diferencia de muchos refugios para personas sin hogar donde es común el mal trato y las miradas de juicio.

El 95 por ciento de encuestados que van al refugio de la iglesia dijo que era un lugar seguro y muy diferente.

Truth Theory explica los objetivos del Proyecto:

  • “Proporcionar un espacio limpio, hermoso, tranquilo y seguro para que las personas descansen durante el día.
  • Cultivar un sentido de comunidad entre las personas sin hogar y un sentido de comprensión y responsabilidad compartida en la comunidad más amplia.
  • Atender el bienestar físico, social, psicológico y espiritual de las personas sin hogar que comparten el espacio de Gubbio en San Bonifacio y San Juan.”

Triste aunque muy cierto, las personas sin hogar rara vez son tratadas con amabilidad y cuando intentan buscar algún lugar donde sentir un poco de calor para pasar la noche son continuamente expulsados, así como hay leyes con el objetivo de prevenir la propagación de enfermedades. Pero activistas afirman que esas leyes lo único que hacen es criminalizar a las personas necesitadas.

De acuerdo con Mark Lane, legislador y activista de derechos civiles:

“Significa que están criminalizando a las personas sin hogar. Han creado cuatro leyes contra las personas sin hogar. No acampar, no dormir en autos, no mendigar y no alimentar a las personas sin hogar.”

Todo parece indicar que vivimos en un mundo cruel y a muchos de nosotros se nos ha olvidado el valor de la bondad. Los problemas no se pueden resolver ignorándolos, debemos decidir y ayudar a quien lo necesita.

Y más allá de la mala fama que se ha ganado la iglesia católica en general por las actividades de grupos específicos, esta Iglesia en especial es un ejemplo de bondad, cuidado y buena voluntad.

En el siguiente vídeo podrás ver cómo es el día a día en esta iglesia recibiendo y atendiendo a las personas sin hogar y al mismo tiempo atendiendo a los fieles:

¿Qué te parece la labor de esta Iglesia?