Joven de 18 años inventa sostén para salvar la vida de muchas mujeres luego de que su madre casi muere


Un diagnóstico de cáncer no solo afecta la vida de la persona con la condición sino también la de todos a su alrededor. Y precisamente esa fue la motivación del joven Julián, de 18 años de edad, para inventar un sostén que puede salvar millones de vidas.

A la edad de 13, su madre fue diagnosticada con cáncer de mama por primera vez y aunque pudo soportar la trágica noticia la primera vez, un segundo diagnóstico lo llevó al límite. No se conformaba con lo que le pasaba a su madre y desde entonces estaba decidido a encontrar una solución definitiva para que otras mujeres no tuvieran que sufrir como lo hizo su madre.

Ahora a sus 18 años de edad, Julián ha inventado con éxito un sostén que podría cambiar el futuro de muchas mujeres víctimas de esta enfermedad que mayormente no tiene buen término y reducir el sufrimiento de sus familiares. Julián junto a dos de sus amigos dieron vida a Higia Technologies, su objetivo era simple, lograr detectar el cáncer de mama en su etapa más temprana para que la paciente y su familia pudieran enfrentar con tiempo la condición y tener el tratamiento adecuado.

La mamá de Julián tuvo que pasar por el procedimiento de extirpación de ambas mamas para evitar que el cáncer atacara con rapidez. Un diagnóstico a tiempo es clave para tener la oportunidad de sobrevivir. Julián tuvo toda esa fuerte experiencia de primera mano y lo inspiró para emprender en la búsqueda de una solución.

El joven creó un “Sostén de auto-exploración” motivado por el dolor y sufrimiento que atravesó su madre. Esta innovación cuenta con más de 200 sensores siendo capaz de detectar cambios sutiles en las mamas. Gracias a este proyecto Julián y sus amigos consiguieron una beca generosa de 20.000 dólares por parte de Global Student Entrepreneur Awards para que continuaran con su arduo trabajo.

El crecimiento de un tumor altera las glándulas mamarias en muchas formas, difíciles de identificar en la etapa más temprana del desarrollo de cáncer. La función de esta prenda es detectar cambios en color, temperatura y hasta textura de las mamas. El sostén viene incluso con una aplicación a la que se envía la información. Así quienes lo tengan tendrán un registro continuo pudiendo dar una alerta a su médico especialista.

La forma de uso de este sostén es llevarlo puesto de 60 a 90 minutos a la semana. Por supuesto el futuro y aplicación de este sostén innovador para la salud de la mujer aún está por revelarse; pero bien es cierto que este chico y sus amigos merecen un reconocimiento por su esfuerzo y dedicación.

¿Conoces a alguien con cáncer de mamá? Serás consciente entonces de la gran importancia que es detectarlo a tiempo para asegurar el tratamiento definitivo.