La envida nace de la frustración de no haber cumplido objetivos y verlos realizados en alguien más. Se manifiesta luego como un sentimiento de resentimiento, disgusto o celos por lo que otra persona cercana ha conseguido y esta tiene alguna limitación para obtenerlo.

Ahora bien, es mucho peor cuando la envidia viene de un gran amigo, es de las más tóxicas porque es difícil detectarla; y es que nadie puede sentirse orgulloso de sentir envidia y la oculta lo más que pueda porque a veces es difícil evitar sentirla. Los amigos se supone que tienen influencia sobre uno, opinan y ayudan a resolver cualquier situación difícil que se presente, así que si un amigo siente envidia de ti, este podría sabotear tus acciones, ya sea consciente o inconscientemente, por esos deseos ocultos de que falles.

Solo personas verdaderamente buenas de corazón se satisfacen con los logros de los demás pues otros se pueden alegrar incluso de tus problemas ya sean amigos o enemigos. Pasa que la mayoría de las personas busca resaltar y si no lo logra, le molesta que alguien más lo haga y tenga éxito.

Para una persona que tiende a sentir envidia es mejor que todos a su alrededor estén nivelados, así todo fluirá mejor desde su perspectiva egoísta.

Cuando alguien empieza a destacar, por lo general va a desear que todos a su alrededor estén bien pero no mejor que ellos. Son pocos los que honestamente sienten alegría por el bien que consiguen los demás.

La cuestión es que la influencia de un amigo en la vida de las personas es grande y cuando sienten envidia puede que cada historia, cada consejo, cada opinión que den pueda ir cargado de malas energías con el objetivo de que esa persona fracase como ella ha fracasado. Porque toma su experiencia y la transmite hacia alguien más, no para que la evite sino para que le suceda igual o peor porque no les parece justo que ellos sufran y otros no.

La envidia en una amistad cercana es una actitud muy tóxica; al menos tus enemigos están lejos de ti pero tu amigo está constantemente a tu lado pudiendo hacer el papel incluso de la voz de tu conciencia dejando consecuencias muy malas en tu vida.

Este sentimiento negativo es muy frecuente y se puede manifestar de muchas formas. La energía siempre es negativa y quien la sienta puede que no la reconozca porque muchas personas viven comparando sus vidas con la de los demás, sintiéndose superiores o inferiores a otros.

Si invirtieran esa energía en crecer, en aprender, en enamorarse de la vida, no tendrían que estar pendientes de lo que le sucede al resto del mundo para odiarles o no y lo que es más probable, su calidad de vida mejoraría.