El alma es tu esencia, es aquello que te convierte en un ser pensante, que siente, que se emociona, que analiza, que decide. Es todo de ti, lo que te mueve, lo que te hace sentir parte de la existencia misma.

El alma es la esencia no material que acompaña al cuerpo y te define como un ser individual, como un ser único. Es el principio de la vida, lo que te hace ahora leer estas palabras y encontrarle sentido, enlazarlas con tu vida, convertirlas en realidad. De acuerdo con la teología, el alma es la parte divina de cada persona que incluso es capaz de sobrevivir después de la muerte. Un verdadero misterio por el que se han hecho tantos estudios, pero la realidad es que no podríamos saberlo hasta la hora de la partida.

Te contamos entonces cómo se relaciona la estación del año en que naciste con tu alma:

Las estaciones del año son solo cuatro, y cada una muy diferente a la otra. Así es que es comprensible que las almas y las estaciones se unan para generar la personalidad de una persona. Es decir, que ambas están íntimamente relacionadas. Las dos marcan características únicas y diferentes de acuerdo con la estación.

Los nacidos en invierno:

Las personas nacidas en la temporada más fría del año tienen un carácter auténtico, se entregan por completo a sus metas y a las personas que aman. Son anfitriones excelentes al igual que amigos increíbles. Abre su corazón con facilidad porque siempre mantienen una esperanza en la humanidad, aunque alguien les quiebre su alma, vuelven a ver a sus prójimos con cariño y confianza. A veces tienen un carácter irritable como consecuencia del frío en el que nacieron.

Si naciste en esta estación, tus buenos amigos te consideran un amigo leal y perfecto. Prefieres mantener siempre la armonía en un grupo en vez de quebrar las relaciones. Así que puedes ceder a ciertas cosas para hacer que todos estén felices. Te agrada la atención así que tratas de lucirte siempre que puedes pero con sutileza.

Los nacidos en verano:

Estas personas son altamente receptivas a los cambios, no se niegan a enfrentarlos, aceptarlos y adaptarse a ellos. Sin embargo, pueden cambiar rápido de carácter, son personas ansiosas pero independientes que buscan resolver siempre los conflictos de forma exitosa. Lo malo es que pueden terminar estresados continuamente.

Su mayor atributo es la creatividad, tienen cientos de ideas por desarrollar y les encanta demostrarlo. Eso los relaja y les ayuda a descansar sus mentes que van a un ritmo frenético. Los nacidos en el cálido verano son positivos y no permiten que nada ni nadie les haga entrar en el rincón oscuro de la negatividad. Son buenas personas y parejas ideales.

Los nacidos en primavera:

Eres un verdadero optimista frente a la vida. No te dejas amilanar por nada; si no consigues vencer una batalla, no te rindes. Sabes que la vida es toda una guerra por ganar a través de miles de batallas, sabes que siempre llega una nueva oportunidad. Tú ves el vaso medio lleno y sabes que después de la tormenta llega la esperada calma. Eres una persona enérgica y muy activa, te la pasas de un lado a otro, eufórico, optimista y muy alegre.

Mantienes la decisión firme de hacer del mundo un lugar mejor. Estás claro con la realidad de la humanidad y tienes los pies sobre la tierra. Conservas viejas amistades y creas nuevos amigos con facilidad. Te gusta aventurarte a lo desconocido y sacar una grata experiencia así como un buen aprendizaje de ello.

Los nacidos en otoño:

Bueno, nacer en esta estación te concede un carácter un tanto irritable, pero no eres propenso a la depresión. Te niegas a experimentar esos trastornos mentales porque no te consideras una persona débil. Buscas siempre salir adelante aunque en el trayecto actúes en ocasiones de forma insoportable. Eres persistente, un tanto obstinado pero muy analítico cuando te toca tomar una decisión. Prefieres hacerlo bien a vivir arrepentido. Detestas las mentiras y tienes un sexto sentido para detectarlas.

Te relajan las conversaciones productivas, esas que van llenas de argumentos profundos y sensatos. Te gusta compartir, enseñar y transmitir tus conocimientos porque quieres que los demás sean exitosos, por ello siempre das buenos consejos a quien te demuestre que quiere crecer.

¿En qué estación naciste tú? Cuéntanos.