La persona que se enfada frecuentemente suele esconder soberbia y baja autoestima


Una persona soberbia, no soporta no llevar la razón, que se les lleve la contraria, que se les corrija y, si alguien lo hace, se enfada. Una persona soberbia, no reconoce sus errores pues, tras su soberbia, también se esconde el narcisismo y, por lo tanto, no es capaz de ver que se ha equivocado.

Una persona así, cree que lo sabe todo, y que no hay nadie que puede enseñarle nada. Una persona con estas características, cree que sus necesidades están por encima de las de todos los demás y, su madurez emocional, es mínima.

Una persona soberbia, es una persona que se enfada frecuentemente. Tiene mucho orgullo y, si se siente contrariado por lo más mínimo que hayas podido decir o hacer, es capaz de enfadarse y dejar de hablarte durante un tiempo.

Los enfados frecuentes y lo que hay bajo este maquillaje

La soberbia, no es más que un mecanismo de defensa para no dejar ver las debilidades que esconde su personalidad, es una forma de ocultar que tiene una autoestima muy baja. Es por eso, que es muy normal que se enfade en el momento en el que se le dice algo, aunque se haga con buenas intenciones, pues piensa que se ha puesto en duda su capacidad para hacer algo.

Su baja autoestima, también hace que tenga cierto complejo de inferioridad y, para ocultarlo, muestra agresividad, rabia, y esa necesidad constante de quedar siempre por encima de los demás y, si alguien lo desacredita, actúa de forma irracional y agresiva pues, se siente insultado.

Una persona que es soberbia, ha desarrollado este mecanismo de defensa desde la infancia por su deseo de esconder sus inseguridades. Su soberbia y su comportamiento agresivo, se convierten en su forma de darse valor y de intentar hacerse respetar. Tristemente, no es consciente de que, con ese comportamiento, lo único que consigue es distanciarse de la gente y no llegar nunca a tener una relación más cercana con nadie.

¿Qué hacer ante los enfados frecuentes de esas personas que nos rodean?

Es importante que sepas que, si conoces a alguien que se enfada con frecuencia contigo por cualquier cosa, el problema no eres tú, el problema lo tiene esa persona.

Si alguien vive en un enfado constante, obviamente, es porque algo va mal con su autoestima, porque no sabe gestionar los sentimientos, y porque hay un desequilibrio psicológico.

Si sientes que alguien de tu entorno hace del enfado su forma de ser, lo mejor es que te alejes de esa persona pues, a su lado, lo único que vas a conseguir es perder energía de una forma innecesaria.

No intentes discutir con esa persona. Intenta comprender que, tras esa personalidad, se esconden todas sus inseguridades y sus vacíos. Tú no eres responsable de lo que le pasa.

Aléjate. No pierdas tu tiempo y energía en una persona que vive constantemente enfadada y que te hace sentir culpable de su malhumor.
Él es el único responsable de su malestar y el que tiene que poner una solución a su comportamiento.


Somos un equipo de redacción joven y dinámico que escribimos para motivar, informar e inspirar en la red. Somos, ¡Conciencia Colectiva!