La primera y preciosa experiencia de este niño pescando en el río


Crecer fuera de la ciudad es sin duda una experiencia siempre apegada más a la naturaleza, ¿tu infancia fue en el campo? Entonces te sentirás un poco identificado con esta linda historia y vendrán a tu mente algunos recuerdos de cuando eras un pequeño niño. Vivir en la ciudad puede ser algo apretado, en cambio lejos de ella tienes mucho espacio para correr y hasta haya un lago cercano donde puedas nadar e ir con tu mascota y amigos.

Ir de pesca es una de las actividades ligadas a la vida en el campo, puede ser una experiencia divertida y productiva como una muy decepcionante si no consigues pescar nada, pero igual entretenido. Esta historia es un reflejo de aquellas personas que fueron de pesca por primera vez en sus vidas con una caña de juguete y fracasaron en el intento aunque se divirtieron un montón.

Esta es la historia de Cason, un pequeño niño que fue al lago con su familia para estrenar la caña de juguete que sus padres le regalaron para complacerlo. Y su familia no dudó en grabar el acontecimiento. A orillas del lago estaba parado con su nueva herramienta, hace un lanzamiento rápido y su papá le explica que lo enrolle antes de sentir algún jalón en el anzuelo.

Lo increíble de la situación es que justo tras esa pequeña lanzada el niño grita “¡Tengo uno!”; su padre y hermana se entusiasman con el éxito del pequeño y se mueven emocionados; su padre en vez de ayudarle se pone a su lado y lo guía para que él solo consiga atrapar al pez que ha mordido el anzuelo.

“¡Mira cómo salta!”, se escucha que gritan al fondo, así que la tarea no fue sencilla, el pez le dio trabajo a Cason. Y después del gran esfuerzo, finalmente llegó la recompensa, capturó al escurridizo pez, la familia lo anima, todos saltan emocionados por el niño. La primera en abrazarlo es su hermanita que corre y se abalanza para envolverlo.

Después de la celebración, su padre le ayuda a sostener el pez para la infaltable fotografía del día con los excelentes resultados.

Un momento tierno que nos recuerda la importancia que debemos darle al contacto con la naturaleza, especialmente para los niños. Es vital en el crecimiento brindarles la posibilidad de sumergir los pies en el agua, de tomar el sol sobre el pasto, o jugar en la arena; de hecho, son factores importantes para fortalecer su salud física y mental, además sonreír y experimentar actividades divertidas y productivas siempre deben ser bienvenidas.

Mira el vídeo y sonríe un poco con lo que ha vivido este pequeño niño.

Fuente: ins.bles.com