¿Las 3 cosas más dolorosas que te hará una persona narcisista?

Hoy día, la palabra narcisismo se ha vuelto muy popular. A veces se usa para describir el individualismo y egocentrismo (¿Qué es bueno para mí y cómo conseguir lo que quiero?). Otras veces, la palabra describe la falta de capacidad de alguien para preocuparse por los demás.

Sin embargo, lo que debes saber es que el narcisismo no es más que una ligera desviación de la empatía que puede excusarse con el impulso del éxito. Lo cierto es que el narcisismo es un serio desorden de personalidad con gran poder tóxico sobre cualquier relación.

Sólo después de haber pasado por la prueba de mantener una relación con un narcisista (matrimonio y amistad, ambos cuentan) sabrás del dolor y el caos emocional que un narcisista te puede causar realmente.

Tener una relación con un narcisista no será una mala experiencia, ¡al principio! Al contrario. Será excitante y apasionante. Te sentirás completamente comprendido, probablemente disfrutarás del mejor trato en toda tu vida. Inicialmente.

Durante las etapas iniciales de la relación, el narcisista te alabará, poniendo el mundo a tus pies. Te llamará y enviará mensajes con frecuencia, compartiendo abiertamente lo mucho que te admira, lo muy enamorado que está de ti, lo indispensable y único que eres. Te halagará y querrá estar a tu alrededor todo el tiempo. Esta técnica se llama “lovebombing” y su objetivo es llevarte a un estado estado muy peligroso de dependencia emocional a su constante alabanza, atención y afirmación.

Y cuando está seguro de que has caído bajo su encanto con éxito, se olvidará de ti. Te sentirás fatal sin ser capaz de explicar el por qué, te sentirás culpable, mal, te sentirás egoísta. Y lucharás por más de aquella vieja sabrosa alabanza y cuidado que te solía dar. Te encontrarás a ti mismo disculpándote por lo que has hecho y por lo que eres. Estarás obsesionado con el recuerdo lo maravillosas que solían ser las cosas entre vosotros y estarás listo para hacer casi cualquier cosa por volver a esos momentos.

A continuación te contamos las tres cosas principales que un narcisista te hará para que te sientas completamente perdido y destrozado, y nunca te dejará saber que fue él quien lo provocó.

Te menosprecia después de alabarte

Una vez acabe la fase de idealización, lo que sucede de forma abrupta, sin ninguna señal, serás expulsado de tu pedestal. El narcisista se volverá de forma inesperada (e inexplicable) frío y distante. Es entonces cuando empezará a criticarte. Te comparará con otras personas, siempre una desventaja para ti.

Cuando intentas hablarle te ofrecerá su silencio y se asegurará lo muy decepcionado que está contigo. Entonces empezarás a creer que es tu culpa e intentarás hacerte merecedor de su dulzura otra vez, para llevar la relación de nuevo a la fase de luna de miel.

Tu deseo de ganártelo de nuevo llevará al narcisista a llamarte “dependiente”, celoso y agobiante. Ocasionalmente, el narcisista te mostrará el comportamiento amoroso que te mostraba al inicio de la relación. Y luego volverá al bloqueo, al desinterés y la inconsistencia, haciéndote sentir completamente insignificante después de que “significaras el mundo para él.”

Gaslighting

El gaslighting es una técnica de manipulación empleada por el narcisista para hacerte perder la pista de cómo te está causando dolor. Básicamente, cada vez que te rebelas contra sus acusaciones, te hará sentir incluso más inepto, por sacar el tema, por hacer hincapié en ello, provocando su enfado.

El narcisista te convencerá de que no es su culpa, es la tuya. Te explicará lo emocionalmente inestable que eres, cómo proyectas tus cosas en él. Las frases que usará más regularmente serán:

“No imaginaba que eras tan sensible”


“Nunca dije eso”

“Haces que parezca mi culpa”


“Siempre te tomas las cosas de forma muy personal”


“No aguanto más esta situación”

El gaslighting te hace creer que eres el que pone en peligro la relación con tus demandas, preguntas y necesidades. Siempre parecerás ser quien se tiene que portar mejor con él y entenderlo más. Así que, incluso si la relación se vuelve tóxica, intentarás seguir adelante y arreglarla, porque piensas que es tu responsabilidad hacer las paces por tus “delitos.”

Triangulación

Sabes cómo duele cuando alguien dice que alguien es mejor que tú en esto y aquello. Bien, de eso se trata la triangulación, hacer a una persona creer que es menos válida o hábil, o atractivo que otra persona.

La persona con la que comparará el narcisista puede ser cualquiera, un amigo, un conocido mutuo, un padre, un amante, o incluso un completo extraño. Sin embargo, más a menudo, te comparará con alguien de tu mismo género asegurándose de que sientes no sólo humillación, sino también celos.

Para el narcisista es muy importante mantenerte pensando en su afecto por ti. Esto se debe a que su manipulación funciona mejor cuando te hace competir con un tercero por mantener su atención y aprobación. Te sentirás inseguro e insuficiente, con miedo a que esté perdiendo el interés por ti, e intentarás desesperadamente mostrar tus mejores cualidades para seducir al narcisista y que vuelva a amarte (¡a ti y sólo a ti!) más.

¿Cómo librarte de una situación así?



Simple pero doloroso. Vete.

No serás capaz de pagar al narcisista con su misma moneda  ya que sigues manteniendo tu relación con la esperanza de que cambie su comportamiento. Su crueldad se convertirá, eventualmente, en ternura y cuidado. El narcisista no te devolverá el amor. Aunque suene doloroso, es tu oportunidad para vivir una vida emocionalmente sana. Deja la relación y no mires atrás cuando intente ganarte de nuevo con lágrimas, promesas, arrepentimiento, la recuperación de la pasión o cualquier truco manipulador que pueda sacar de su chistera.