Las mujeres fuertes prefieren estar solas, que desperdiciar sus vidas con imbéciles inmaduros


Las mujeres que son seguras, con personalidad fuerte, y valientes, son las responsables de que este mundo siga girando. Honestamente, deberías estar orgulloso de decir que nuestra sociedad está llena de mujeres que son “jefas”, esas que saben exactamente cómo agarrar la vida por donde más le duele y tomar los asuntos en sus manos.

Estas criaturas increíbles saben muy bien lo que valen, lo que quieren en la vida y no son de las que se sientan a esperar que las cosas que desean caigan del cielo. Ellas trabajan muy duro para cumplir sus metas más grandes y los deseos más profundos de su corazón.

Lo más hermoso en estas mujeres, es que no permiten que un hombre las defina

Nunca las verás mostrándose “sumisas y obedientes” frente a otra persona. Y no se inclinarán ante ningún hombre.

Las mujeres fuertes, reales y valientes no temen estar solas. Han atravesado tanto en la vida que saben que la única forma de encontrar la felicidad es construyéndola ellas mismas. Ya malgastaron gran parte de su energía tratando con personas tóxicas y finalmente comprendieron que la vida es demasiado corta y solo vale la pena si te enfocas en ti misma.

Quizá pienses que es mucho más fácil hablar sobre mujeres fuertes que ser realmente una mujer fuerte. Sí, quizá así sea. Para serlo necesitas coraje y voluntad para luchar por lo que mereces, para no conformarte con lo que te va quedando en el camino.

Necesitas ser valiente y quitar cualquier cadena que evite que despegues. Esa valentía real te ayudará a resistir las mareas y nadar sin descanso en la dirección opuesta. Se necesita mucho coraje para saber lo que quieres en verdad y partir para conseguirlo.

Necesitas verdadera integridad para decir NO cuando debas hacerlo. Y además necesitas ser honesta y noble para decir lo que realmente necesitas en tu vida.

Entonces, cuando se trata de relaciones, las mujeres fuertes no van a simular un amor fantasma. Ellas ya no están para tener un amor a medias.

Las mujeres fuertes saben lo valioso que es su tiempo y se niegan por completo a desperdiciarlo en personas que ni siquiera se molestan en respetar ese tiempo.

Las mujeres fuertes tienen sus propias reglas. Estudian con cuidado lo que quieren y establecen límites y jamás permiten que nadie los cruce.

Las mujeres fuertes saben muy bien que la felicidad la encuentran dentro de sus corazones y no en una relación superficial. En la realización de sus metas y sueños y no en el abrazo engañoso de un idiota inmaduro que lo único que quiere es llegar a la cama.

Y por encima de todo, las mujeres fuertes no ven las relaciones como una forma de sentirse seguras y relajarse estando apoyadas en alguien más. No. Ellas consideran las relaciones amorosas como un reto de vida. Se trata de una conexión poderosa que debe hacerlas sentir animadas a abrir sus alas y volar.

Las mujeres fuertes no necesitan establecerse, ellas están enfocadas en su propio viaje de auto crecimiento y descubrimiento. Así como dijo el sabio Buda: “Tú mismo, tanto como cualquiera en todo el universo, mereces tu amor y afecto”.

Es por ello que estas increíbles, bellas e intrépidas criaturas no pierden su tiempo con idiotas ignorantes, groseros y arrogantes. Ellas prefieren pasar sus vidas en soledad, fomentando su crecimiento espiritual y sus sueños a estar siquiera un minuto atrapada en una relación inmadura con alguien que la ve como un juguete que puede desechar.

Para ellas, estar sola no tiene nada que ver son la soledad. Estar sola es como ella emprende su viaje de amor propio y superación personal.