¿Por qué? ¿Por qué algunos hombres rechazan el valor de una mujer detallista que le encanta recordarle cuán importante es para su vida? No es tanto un misterio, existe la tendencia de que los hombres prefieran a las mujeres que los traten mal, y con eso nos referimos a aquellas que son indiferentes a ellos.

Tal parece también que el romanticismo ha cambiado un poco estos días, y estas acciones de las mujeres de ser cariñosas, románticas y detallistas parece una forma anticuada de esperar el amor. ¿Será? Las chicas que experimentan esta situación llegan a creer que nacieron en la época equivocada o que simplemente no han tenido suerte en el amor. A las mujeres románticas y detallistas les cuesta conseguir un alma que ame de forma similar.

No consiguen a esa persona capaz de alegrarse y regocijarse en su forma de ser.

Lo que sucede es que la mayoría alega que quieren vivir un romance intenso y muy real, pero lo único que en verdad buscan es experimentar, jugar y pasarla bien. Es cierto que no todo en una relación es dulzura y romance, pero cuando dejas salir ese romanticismo muchos se asustan y se van.

En un principio buscas quien tenga ciertas características físicas y emocionales, a veces encuentras quien cumple con las características físicas pero resultan ser cascarones vacíos en la parte emocional. Esa situación te lleva a replantearte todos tus intereses, lo que verdaderamente es importante para ti. Para entonces, decides centrarte en los sentimientos. Deja de importarte cómo se vea por fuera porque los buenos sentimientos y los detalles son los que hacen que una persona desprenda belleza.

Así surge otro problema, los sentimientos no es algo que lleven puesto encima, así que, esas personas son difíciles de identificar a simple vista. No es que esté grabado en el color de su piel, en el color de sus ojos o en su altura. Saber cómo es emocionalmente alguien es lo más complicado porque tienes que arriesgarte, aventurarte a llegar a las profundidades de su alma para ver cómo es en realidad.

Conocer a las personas toma tiempo, y ese es precisamente el recurso de los humanos que está limitado, que pasa y no vuelve atrás, que no puedes desperdiciar.

¿Y cómo te sientes con eso? Atrapada. Estás atrapada en esa realidad, cada vez que intentas develar el alma de alguien sales decepcionada; y luego piensas que no debes ser tan exigente y conformarte con menos. Pero si bien puedes prescindir de las exigencias físicas, no puedes darte vencida sobre su carácter y sus sentimientos. En el peor de los casos, es mejor quedarte sola que amarrarte a una vida sin gracia ni intensidad solo porque optas por quedarte con “el menos peor de todos”.

Tu forma de ser detallista y romántica en las relaciones no te ha ayudado mucho, pareciera que los hombres huyen a ese concepto porque les da el olor a “compromiso”. Y hoy en día, el compromiso es una palabra temida para los hombres. Para ellos es demasiado esfuerzo y trabajo; al hacerlo tienen que afrontar los problemas que vengan y ellos no están dispuestos a exigir más de sí mismos.

Por lo tanto, una mujer entre más romántica y detallista, más tiempo de soltera le queda.

¿Qué dices tú? ¿Sí hay hombres que valoren esa forma de ser de una mujer? ¿O de plano los hombres no se merecen que sean así con ellos?