Tanto científicos como ambientalistas alegan que ahora estamos en presencia de la sexta extinción masiva en la Tierra. Una frase amenazante y aterradora ya que mamíferos y plantas desaparecen ahora diez mil veces más rápido que antes.

Ah pero no todo es tan malo, y es una buena sorpresa en medio de la oscuridad que atraviesan las especies de animales en peligro de extinción: Resulta que de vez en cuando, una especie decretada extinta hace un regreso sorprendente a la vida. Sí, así mismo.

Desde Taiwán

En el caso más reciente, medios locales de Taiwán comunicaron que personas en el sureste del país habían visto algo muy raro, un fantasma tal vez, pues no, era un leopardo nublado de Formosa de nombre científico: Neofelis nebulosa brachyura.

Fue una noticia sorprendente para los zoólogos de todo el mundo tomando en cuenta que un último informe oficial de la existencia de un leopardo nublado data de 1983. Conservacionistas dieron por extinto al gato esquivo en el 2013. De acuerdo con las noticias, miembros de la tribu Paiwan avistaron al animal acechando presas en el desierto cerca del municipio de Daren en el condado de Taitung. La Oficina Forestal local formó grupos de guardabosques indígenas para patrullar el área y confirmar la aparición del leopardo.

Los reportes están divididos

Algunos reportes de lugareños indican que el gato esquivo, llamado Li’uljaw y adorado como animal sagrado por los mismos, indican que fue visto trepando por un acantilado; mientras que otros testigos afirman que se lanzó en medio de una carretera concurrida y se subió rápido hasta la corona de un árbol.

Los locales están agitados con el regreso del gran leopardo de Formosa. Los ancianos y jefes de tribus celebran reuniones en el pueblo de Alangyi Village para coordinar acciones a futuro sobre el animal. Apelan a las autoridades para acabar con los cazadores furtivos y hacen esfuerzos para lograr la prohibición permanente de la tala que amenaza el hábitat del gato.

El leopardo nublado, un depredador experto

El leopardo de Formosa es prácticamente imposible de localizar o atrapar. Entre las pocas fotografías que existen del animal, la más reciente muestra a un trampero con una piel de leopardo y se remonta a principios del siglo pasado.

El profesor Liu Chiung-hsi del Departamento de ciencias y Vida de la Universidad Nacional de Taitung dedicó gran parte de su vida a este animal raro. Dijo a los periodistas locales que en 1998 entrevistó a cazadores que admitieron haber capturado leopardos de Formosa y que habían quemado sus cuerpos por miedo a ser procesados.

Más investigación

Cuando se consultó sobre las acciones futuras del gobierno respecto al sorprendente regreso del leopardo, el jefe forestal Huang Chun-tse explicó sobre los esfuerzos de las tribus para proteger su hábitat pero enfatizó que las autoridades deben investigar antes de anunciar oficialmente el regreso del leopardo de Formosa.