Te mereces sin restricciones a un compañero que se sienta seguro de lo que tiene cuando te tiene a su lado. Y es que te lo mereces, eres maravillosa y esa persona debe darse cuenta de tu valía. Alguien que te ame, te aprecie tal como eres y piense que eres mucho más que suficiente para él.

Mereces una pareja que no se aleje de ti. Te mereces a alguien que sea paciente, que se quede a tu lado sin importar lo que suceda; alguien que luche por ti si lo alejas por un momento de enojo o profunda tristeza. Sin duda, mereces estar con alguien que en vez de asustarse por los muros que has construido para protegerte del daño, haga hasta lo imposible por derribarlos para encontrarte.

Te mereces un hombre con el que siempre puedas contar. Alguien que siempre esté cuando le necesites, que sea seguro; quien jamás te dejaría afuera en el frío. Te mereces a alguien que no cuestionará tu valor.

Te mereces un compañero que te haga sentir deseada. Alguien para el que tú representes su primer pensamiento del día y el último antes de dormirse. Mereces un amor que te llame, que te busque, que se interese por tu día, que se presente oportunamente y esté allí para ti.  Te mereces a alguien que ponga toda su atención en ti y valore cada momento contigo.

Te mereces un hombre al que le importe todo sobre ti. Alguien que se preocupe si no tiene noticias sobre ti en todo el día y que quiera siempre lo mejor para ti.

Te mereces una pareja que te ame incondicionalmente. Alguien que saca lo mejor de ti, que te hace mejor persona, que enriquece tu vida. Mereces un hombre que te ame con tanta intensidad que no pueda imaginar una vida sin ti; esa persona que no puede visualizar un futuro en el que tú no estés.

Te mereces un hombre que cuando te observe parece que ve algo mágico. Ese amante que piense en ti como lo mejor que le ha pasado en su vida. Que te vea como un premio irremplazable, alguien que te hace suyo porque eres la persona más importante en su vida.

Mereces a alguien que tema perderte y que jamás te vea como una carga. Alguien que nunca crea que seas demasiado o insuficiente. Te mereces un compañero que reconozca tu valor y tenga fe en un futuro juntos. Alguien que nunca te abandonará. Alguien que esté seguro de lo que tiene cuando te tiene.