La educación y el respeto son valores necesarios en cualquier sociedad, y es parte del aprendizaje en los niños el demostrarlo como adultos para que ellos lo vean. Los niños son pequeñas esponjas que absorben lo que sucede a su alrededor que luego pueden usar para bien o para mal. Formarlos en un ambiente de sana convivencia y respeto debe ser el objetivo en cualquier comunidad.

Las escuelas son las principales instituciones en buscar innumerables formas de demostrar esos valores. Y en este vídeo puedes ver un gran ejemplo de lo que sería una excelente forma de mostrarlo a través de una acción muy sencilla, el transporte escolar.

Un bus escolar no debe encargarse solo de trasladar a los pequeños de la casa al colegio y viceversa; el transporte escolar forma parte del aprendizaje y es por ello que este vídeo se ha hecho tan popular en las redes sociales. Porque no es común ver esta práctica en cualquier zona del mundo. Allí observas toda una clase de normas de circulación al momento de estacionarse un autobús escolar.

Y es que cuando los niños bajan pueden haber muchos peligros, al final son niños, seres sumamente curiosos e ingenuos; y al estar en una carretera son muchos los accidentes que podrían ocurrir. Además, el 90% de los accidentes de transporte escolar ocurren cuando los pequeños suben o bajan del vehículo.

Por ese motivo es que siempre se trata de establecer medidas y normas para evitar en lo posible pérdidas indeseadas, tratando de evitar accidentes. En el vídeo observas cuando un bus escolar se aproxima a una parada para dejar a un pequeño grupo de niños y que vayan a sus hogares, lo impresionante es que junto con llegar, el tiempo parece detenerse; todos los coches que vienen y van quedan paralizados.

Claramente, también se trata de un tema de conciencia, pues la prevención no funciona únicamente con establecer medidas si nadie las toma en cuenta. En esta zona en cambio, los ciudadanos están muy conscientes de lo que deben hacer cuando un transporte de estudiantes se detiene.

El vehículo despliega una barrera para evitar que los niños quieran pasar por el frente y cruzar la carretera, entonces los pequeños bajan felices. Todo esto es debido a una norma de circulación implementada en Canadá que obliga a cualquier conductor a detenerse en el momento que vean un bus escolar estacionado. Por tanto todos los vehículos que estén cerca deben detenerse de forma obligatoria.

Evitar los riesgos de peligro para los niños es el principal objetivo, y bien que se cumple en Canadá. En el vídeo hay algo extra, los autos no están apurados ni haciendo ruido para que el conductor del bus se apresure. Con mucha paciencia cumplen su deber y esperan con calma.

No hay duda que allí, el sistema funciona con éxito. Mira el vídeo, ¿te gustaría que en tu región las personas siguieran estas normas y que además las cumplan sin quejarse? Un ejemplo a seguir de cómo debería ser la sociedad en que vivimos, con el respeto a la vida por delante y el orden por el bien de todos.

Fuente: Rumeurs D’abidjan