Morderse las uñas es un signo de este tipo de personalidad


La costumbre de morderse las uñas (onicofagia), es un trastorno nervioso frecuente entre niños y adultos. Según los expertos, es una manera de rebajar la ansiedad. Pero, según un nuevo estudio este comportamiento puede ser señal de algo muy distinto.

El estudio fue publicado en Diario de Terapia de Comportamiento y Psiquiatría Experimental (JBTEP), y asegura que el hecho de morderse las uñas puede indicar que se es una persona perfeccionista.

El autor del estudio es el doctor Kieron O´Connor y éste asegura lo siguiente:

“Creemos que los individuos que tienen este comportamiento repetitivo pueden ser perfeccionista, ésto significa que no pueden relajarse y hacer sus tareas a un ritmo normal. Están predispuestos a la frustración, impaciencia e insatisfacción cuando no consiguen alcanzar sus objetivos.”

Para realizar este estudio, se contó con 48 participantes que tenían un hábito repetitivo (como morderse las uñas), y debían contestar unas preguntas para así poder determinar su comportamiento organizacional y su regulación emocional.

A aquellos que se mordían las uñas, se les identificó como perfeccionistas organizacionales, es decir, tienen tendencia a hacer planes detallados y se cargan de un trabajo excesivo y, ante la falta de actividad, se sienten frustrados por lo que, morderse las uñas, les ayuda a liberar la energía contenida.

Algo importante que hay que saber es que, aunque pensemos que morderse las uñas es un acto inocuo, puede llevar a numerosas infecciones y daños a largo plazo como por ejemplo debilidad de los dientes y deformación de las uñas. Es por eso (y porque es un hábito muy común), que los psicoterapeutas trabajan este hábito con sus pacientes.

 

A continuación descubrirás algunas señales que te ayudarán a descubrir si tú también eres una persona perfeccionista:

  • En tu mente usas el todo o nada, es decir, ves las cosas blancas o negras.
  • Eres una persona muy dura contigo misma.
  • Si no consigues alcanzar tus objetivos, te sientes frustrada.
  • Te sientes insatisfecha incluso si consigues tus objetivos.
  • Empiezas algo cuando consideras que ha llegado el momento perfecto (y quizás nunca llega según tú) 

Sarah Robert, ayudante del autor del estudio dijo:

“Estos descubrimientos sugieren que los individuos que padecen de comportamientos repetitivos se podrían beneficiar de tratamientos que han sido diseñados para disminuir la frustración y el aburrimiento modificando su perfeccionismo.”

Fuente: JBTEP


Somos un equipo de redacción joven y dinámico que escribimos para motivar, informar e inspirar en la red. Somos, ¡Conciencia Colectiva!