Mujer paseaba con su familia en un lago y ayuda a un águila a volver al cielo


Un águila es un ave majestuosa que debe estar en los cielos surcando el horizonte en busca de una presa para alimentarse y alimentar a los suyos. Sin embargo, es común que los animales queden en situaciones de peligro inesperadamente. Y es una acción valiente y necesaria el que nosotros como seres con humanidad intentemos ayudarlos siempre que podamos.

Es muy probable que siempre necesitemos de algún animal como cuando nuestras mascotas nos hacen felices y eliminan cualquier tristeza en nuestras vidas; por lo tanto debemos siempre retribuirle de alguna forma. Aunque cualquiera sea el caso, los animales, todos, son parte de la bella naturaleza que nos rodea y su libertad y bienestar forma parte del nuestro también.

En esta historia inspiradora, Cindy Hayes es un modelo a seguir. Esta chica estaba de paseo con su familia en bote; todos disfrutaban de la naturaleza y la tranquilidad de un lago, aunque no imaginaron que se encontrarían con esta situación. Un águila pesquera en uno de sus intentos de cazar una presa quedó sumergida en el agua, y al estar mojadas todas sus plumas se le hace imposible desplegar sus alas para volar de nuevo. La situación solo podía terminar de dos formas o el águila era cazada por otro depredador o se ahogaría.

La familia se percató del animal a lo lejos y dedujeron que el ave necesitaba ayuda por lo que no dudaron en acercarse a ella. Al llegar más cerca notaron que el águila se veía cansada, de aletear, de luchar para levantarse y no conseguirlo. Podría llevar horas allí pero no lo sabían, volar de nuevo se veía como una tarea imposible.

Cindy y todos los presentes sintieron mucha pena por el pobre animal, pero ella no podía dejarlo allí a pesar de que se tratara de un águila y lo más probable es que intentase morderla si la ayudaba. Un poco temerosa pero muy valiente tomó uno de los remos de su bote y lo extendió hasta donde estaba el animal, esperando que pudiera entender sus intenciones.

Increíblemente, así fue. El ave estaba tan desesperada que comprendió rápidamente lo que Cindy quería conseguir y subió al remo como pudo tratando de equilibrarse. Cindy para no ponerse en riesgo baja la cabeza como símbolo de igualdad ante él, no quería representar una amenaza, solo salvarlo.

El águila fue subiendo hasta incluso aferrarse a las manos de Cindy, sentía plena confianza con ella. Poco a poco la familia de ella fue llevando el bote hasta la orilla para que el animal pudiera tocar tierra firme, descansar, secarse y emprender de nuevo el vuelo. Pero no fue lo que pasó.

Encima del remo el águila ya se iba recuperando y antes de llegar a la orilla se sintió preparado para abrir sus alas y dominar su camino una vez más.

Esa pequeña ayuda significó mucho para el ave, fue el soporte que necesitó para recuperarse y poder seguir solo su viaje. Y muchos internautas en las redes sociales la aplauden por ese gesto. Es una fortuna que fuera ella quien estuviera allí cerca, otro quizá lo habría ignorado por completo.

Mira el vídeo emotivo y cuéntanos qué opinas tú.

Fuente: Vegan Green Planet


Venezolana, de profesión Ingeniera; amante de la literatura, escritora y redactora de contenidos que buscan inspirarte.