Niño de la calle desea venderle flores a un turista y su respuesta da la vuelta al mundo


No todo lo que conseguimos en redes sociales son malas noticias y memes divertidos, también podemos ser testigos de actos de valentía, de reacciones desinteresadas y de la humanidad siendo humana, lo que nos devuelve un atisbo de esperanza. Debemos conservar nuestra esencia, nuestra simpatía y sensibilidad.

Ver un gesto acompañado de compasión y amor nos alienta sin duda a seguir el ejemplo al ver la gran diferencia que se hace. Estos actos siempre ocurren de forma inesperada y se vuelven más especiales cuando van dirigidos a personas que necesitan mucho más de un alma bondadosa.

Hoy te traemos esta historia de un chico de la calle en Manila, Filipinas que tuvo la fortuna de coincidir con un extranjero a quien intentaba venderle flores para poder comer. Pero este hombre en vez de comprarle de lo que vendía al instante optó por hacer algo diferente y su gesto se ha viralizado en todas las redes.

Ambos estaban en un centro comercial cuando el niño le ofreció las flores y al ver la condición evidente del niño, el extranjero se compadeció de él e indignado por su situación decidió llevarlo a una tienda de calzados Nike para comprarle un par de zapatos que le cubrieran los pies lastimados por tanto andar en la calle descalzo.

Incluso le dio al chico la libertad de elegir el modelo que él quisiera. Buscó por toda la tienda y eligió un par con los que podría correr con facilidad, que además estaba en descuento.

Las expresiones de felicidad del niño lo decían todo. Estaba extasiado y emocionado, no podía creer que alguien le estuviera comprando zapatos, era irreal. Era común verle afuera vendiendo flores y pidiendo monedas pero hasta ahora nadie había tenido un gesto tan desinteresado como ese hacia él. No podía ocultar su felicidad a pesar del temor a que luego se los robasen.

Las fotografías fueron tomadas por la supervisora de la tienda, Ahyan Yerro, quien estaba asombrada por la acción del extranjero. Sin duda, algo admirable. La mujer relató todo lo sucedido en las redes sociales:

“Le dije al jovencito mientras buscaba su par de zapatos que los cuidara mucho y le diera las gracias al señor que se los compraba pues no muchos tenían una oportunidad como ésta, él respondió -sí, hermana mayor-”.

Los clientes que entraban a la tienda se conmovían con lo que el hombre había hecho, de hecho, otra cliente llegó a las lágrimas al ver la expresión del niño al sentir alivio caminando con zapatos después de muchos años.

Aunque el extranjero agradeció a Ahyan Yerro por sus palabras, él no accedió a dar entrevistas ni quiso hacer público su nombre, él solo espera no ser la única persona en el mundo dispuesta a ayudar a quien lo necesite.

Luego de comprarle los zapatos se fueron juntos a otra tienda, pues el extranjero también le compraría un poco de ropa y luego se los vio en los comedores. Y no conforme con darle un poco de confort también le compró todas las flores que llevaba para la venta. No se trata de un caso de caridad, se trata de algo más grande, de un alma bondadosa que vio mucho más allá de una simple necesidad.

Esperamos que esta historia sea un despertador para todos; ayudar a otros nos hincha el corazón de satisfacción y alegría. Fomentemos ese sentimiento.