La educación de los hijos no es tarea fácil. Todo el mundo quiere tener unos hijos obedientes, aunque eso, has de saber, no hace que lo niños sean felices. La obediencia conlleva en muchas ocasiones un miedo, y es por eso que tienes que educar a tus hijos entendiendo qué es el respeto.

Por lo general, cuando un niño hace algo malo, se le castiga y, cuando hace algo bueno, se le recompensa. Esta técnica no siempre es algo efectivo porque, cuando lleguen a la edad adulta, nadie lo va a recompensar cuando haga algo bien y, por lo tanto, hay que evitar que el niño espere una recompensa por su buen comportamiento.

La obediencia basada en el miedo y la infelicidad

Hay que tener en cuenta que al igual que hay que evitar que el niño sea obediente por miedo, el ser muy permisivo, también le hace ser un niño infeliz, pues no será capaz de saber qué esperar de sus padres en cada momento.

Niños que solo son obedientes en casa

A veces pasa que, cuando los niños están en casa, tienen un comportamiento totalmente diferente al comportamiento que tienen, por ejemplo, en el colegio.

Pueden ser niños abusivos en el colegio y, cuando los profesores hablan con los padres, éstos no pueden creer que sus hijos tengan ese comportamiento.

Esto pasa porque el niño está educado con miedo y en casa, obedece a los padres, pero no entienden el concepto de respeto y, cuando están en el colegio, descargan todo ese miedo abusando de otros niños.

Es por eso que hay que evitar educar a un niño en el miedo para evitar dañar su equilibrio emocional.

Formas en que se suelen educar niños obedientes

No hay una fórmula exacta para educar a los niños, ya que cada familia, tiene su propio método para hacerlo, según sus principio y valores. Pero hay que tener en cuenta que educar a un niño en obediencia y sumisión, no es algo aconsejable.

Educar a un niño en la obediencia basada en la sumisión, conlleva ciertos riesgos que te mostramos a continuación.

Los niños no son capaces ni saben cómo expresar lo que sienten porque un acto natural es castigado.

Si se les educa enseñándoles que hay que callar y no llorar porque llorar es una debilidad, o se les enseña que hay que estar quieto porque están molestando, al final, lo que se consigue es que desarrollen represión tanto emocional como personal y eso, es bastante peligroso.

Educar a los niños bajo la obediencia para protegerlos de posibles peligros, hace que esos niños no sean capaces de liberarse del apego a los padres, ni se quieran alejar de la comodidad de su hogar.

Los niños a los que se educa con una obediencia basada en el miedo, no son capaces de abrirse, de explorar cosas nuevas, porque sienten miedo, por lo tanto, no son felices. Educa a tus hijo en el respeto, no en el miedo.

Educar en respeto,

Es muy importante que prestes atención a tu forma de decirle las cosas pues, tu forma de hablarle es muy educativa. Tienes que enseñarles el por qué es importante que te hagan caso y el por qué es tan importante el respeto a los demás.

Claves en las que reflexionar sobre el valor de la educación basada en el respeto:

Ofrece responsabilidades a tu hijo. Es importante que aprenda a hacer las cosas por sí mismo y a ser responsable de sus cosas desde muy pequeño. De esta forma, sabrá que confías en él y se sentirá bien y feliz porque ve que es capaz de hacer las cosas el sólo.

Razona con tus hijos sobre toda norma que establezcas en casa. Habla con ellos con respeto, contesta a sus preguntas con cariño y explícales el por qué hay que cumplir ciertas normas en casa.

Cuando haga algo mal no grites ni humilles. No le digas que es muy torpe ni nada por el estilo. Si le atacas con palabras negativas, no se sentirá capaz de hacer nada bien. Enséñale a hacer las cosas bien.

Se comprensivo con tus hijos, enséñales a mostrar y entender sus emociones y, sobre todo, edúcalos en el respeto, la comprensión y el cariño.